Piden prisión perpetua por el femicidio de Verónica Soulé

Verónica Soulé tenía 31 años y dos hijos pequeños cuando falleció el 23 de marzo de 2020. Hacía una semana que se encontraba internada en Rosario con más del 80% de su cuerpo quemado, devorado por las llamas. Esta semana comenzaron a juzgar a su pareja por el femicidio.

Los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi acusan a Lisandro Gabriel Cabral (34) de haber prendido fuego a Verónica la madrugada del martes 17 de marzo de 2020, en el interior de su domicilio del pueblo Casas (Departamento San Martín). Pretenden que se lo condene a prisión perpetua como autor del “homicidio calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género (femicidio)”.

En esa línea está la acusación de las querellantes Laura Gerard y Vivian Galeano, del Centro de Asistencia Judicial (CAJ), quienes representan a la madre de la víctima. Mientras que los defensores Diego Lorefice y Cintia Duarte sostienen que se trató de un suicidio, y apuestan a la absolución de Cabral.

Al frente del debate, que comenzó el lunes en los tribunales de San Jorge, se encuentra el tribunal conformado por los jueces Nicolás Falkenberg -presidente-, Sandra Valenti y Luis Octavio Silva. Se espera que den a conocer su veredicto el martes 16 de agosto.

Violencia previa

La fiscalía comenzó sus alegatos de apertura utilizando una frase sustraída de una declaración previa del acusado: “Verónica se quemó sola”. Prometieron probar “lo que en verdad sucedió” aquella madrugada y sostuvieron que “no habrá dudas sobre la violencia previa, ni sobre los intentos de procurar la impunidad del imputado por parte de éste y de su familia”, ya que la escena del crimen fue ‘limpiada’.

Entre las pruebas de cargo, contarán con la versión que brindó Cabral al inicio de la investigación, las pericias realizadas en el domicilio de Casiano Casas 152 y sobre la mecánica de los hechos, la declaración del médico forense que realizó la autopsia -y constató heridas defensivas- y los testimonios de los familiares de la víctima y de los vecinos del hogar.

Aseguraron que lograrán robar que “a Verónica Soulé la mató Lisandro Cabral”, solicitaron que se condene al femicida a prisión perpetua.

“Se intentó salvar”

La querellantes adelantaron a los magistrados que “van a escuchar a uno de los hijos de la pareja decir que fue su mamá la que se prendió fuego, y también van a escuchar a la defensa decir que esta es la única prueba, exclusiva y excluyente, para resolver este caso”.

Pero “no es así, no son los niños la prueba directa y determinante de este femicidio”, y para poder comprender esto “será fundamental y esclarecedor el testimonio del psicólogo”. Tras la muerte de Verónica, los chicos permanecieron con su padre y con su detención, quedaron a cargo de la familia paterna. Los abuelos y tías maternas reclaman desde entonces poder tener contacto con ellos.

La declaración en cámara Gesell “también devendrá insostenible respecto de la incontrastable e irrefutable prueba objetiva” con la que contamos. Entre esta, “la autopsia y la pericia de bomberos, -que resultaron- determinantes para concluir que Verónica no sólo no se autolesionó, sino que se defendió, se intentó salvar”.

Asistirán al debate todos los vecinos del pueblo, que se referirán a “la violencia de género que ejercía Cabral para con la víctima y permitirán identificar este escenario como el contexto en el cual nacieron, crecieron y se desarrollaron los hijos del matrimonio, también víctimas”.

En este “caso trascendental, una vez más se demostrará de manera explícita y manifiesta la importancia y necesidad de aplicar y transversalizar una mirada de género. Sin eslogan, sin frases vacías, sin banalizar la perspectiva de género, sino siendo esta la esencia determinante y definitiva para la interpretación y valoración de este caso”, resaltaron las querellantes, que recordaron que “luego discusión previa, Cabral incendió a Verónica”. Por esto, pidieron la condena a prisión perpetua.

Suicidio

La defensa rechazó “todos y cada uno de los hechos y de las pruebas que fundan el relato de la fiscalía y de la querella”, y expresó que “siempre ha postulado la inocencia” de Cabral.

“Esto se trató de un hecho desgraciado, del suicidio de una joven mujer, madre de dos criaturas y esposa de mi pupilo, por lo cual eso quedara debidamente acreditado”, señaló Lorefice. Sin más, solicitó la absolución de culpa y cargo.

Al finalizar los alegatos de apertura, el tribunal dio inicio a la parte de la producción de la prueba, es decir, los testimonios. Una vez concluida esta etapa, serán los alegatos de clausura, y luego se dará a conocer el veredicto.

Fuente: EL LITORAL