Pidieron la captura de un ex militar y de un ex policía que golpearon a tres mujeres

AUDIO: OSCAR NATEL (PADRE DE UNA DE LAS JÓVENES GOLPEADAS)

{mp3} natel03102019 {/mp3}

 

La Cámara del Crimen N°1 de la ciudad de San Luis declaró en rebeldía y pidió la captura del ex militar César Lucero y del ex policía Gustavo Sosa, acusados de golpear salvajemente a tres mujeres de entre 17 y 20 años a la salida de un boliche en 2014.

Las jóvenes salían de un boliche de Las Chacras cuando Lucero y Sosa se ofrecieron a llevarlas hasta la ciudad de San Luis.

En el trayecto, a bordo de un VW Gol, el militar exhibió un arma y gatilló contra una de las adolescentes, pero el cargador no tenía proyectiles. Tras atravesar la ciudad, y cruzar varios semáforos en rojo, llevaron a las chicas hasta un domicilio de la calle Rawson.

Allí, los hombres intentaron hacerlas ingresar por la fuerza a la casa y una de las jóvenes intentó escapar. En ese momento, Sosa y Lucero comenzaron a propinarles golpes de puño y puntapiés. Gracias a la intervención de una vecina, la paliza no pasó a mayores.

Tras la denuncia policial, el juzgado de Instrucción Penal N°1 tomó intervención en el caso y abrió una causa en la que imputó a los dos hombres de “privación ilegítima de la libertad, abuso de armas de fuego y lesiones leves”.

La causa siguió su curso y recayó en la Cámara del Crimen N°1, presidida por Hugo Guillermo Saá Petrino e integrada por Fernando Julio de Viana y Gustavo Adolfo Miranda.

Ante la imposibilidad de citar a declarar a los acusados, por no encontrarlos en los domicilios denunciados en la justicia, el Tribunal decretó la rebeldía de ambos y ordenó su “inmediata detención”.

Oscar Natel, padre de una de las jóvenes víctimas, señaló al programa SanLuis24 Radio: “La rebeldía de estos dos atorrantes ha sido permanente durante los cuatro o cinco años del hecho. Se han reído de mi familia, pero también de la justicia”.

El hombre recordó que tras el episodio, ocurrido en junio de 2014, los dos acusados fueron dados de baja de las fuerzas de seguridad, aunque pronto consiguieron trabajo en la Municipalidad de San Luis: uno en Recolección de Residuos y otro en el área de Tránsito.

Natel afirmó que, ahora, “están trabajando en el Hospital del Oeste; no sé si ambos o uno de ellos, en el área de mantenimiento”.

El padre de la víctima resaltó también que nunca fue recibido por los integrantes de la Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos del Gobierno a la que concurrió a pedir ayuda ante la lentitud de la justicia en resolver la causa.

Pidieron la captura de un ex militar y de un ex policía que golpearon a tres mujeres

AUDIO: OSCAR NATEL (PADRE DE UNA DE LAS JÓVENES GOLPEADAS)

{mp3} natel03102019 {/mp3}

 

La Cámara del Crimen N°1 de la ciudad de San Luis declaró en rebeldía y pidió la captura del ex militar César Lucero y del ex policía Gustavo Sosa, acusados de golpear salvajemente a tres mujeres de entre 17 y 20 años a la salida de un boliche en 2014.

Las jóvenes salían de un boliche de Las Chacras cuando Lucero y Sosa se ofrecieron a llevarlas hasta la ciudad de San Luis.

En el trayecto, a bordo de un VW Gol, el militar exhibió un arma y gatilló contra una de las adolescentes, pero el cargador no tenía proyectiles. Tras atravesar la ciudad, y cruzar varios semáforos en rojo, llevaron a las chicas hasta un domicilio de la calle Rawson.

Allí, los hombres intentaron hacerlas ingresar por la fuerza a la casa y una de las jóvenes intentó escapar. En ese momento, Sosa y Lucero comenzaron a propinarles golpes de puño y puntapiés. Gracias a la intervención de una vecina, la paliza no pasó a mayores.

Tras la denuncia policial, el juzgado de Instrucción Penal N°1 tomó intervención en el caso y abrió una causa en la que imputó a los dos hombres de “privación ilegítima de la libertad, abuso de armas de fuego y lesiones leves”.

La causa siguió su curso y recayó en la Cámara del Crimen N°1, presidida por Hugo Guillermo Saá Petrino e integrada por Fernando Julio de Viana y Gustavo Adolfo Miranda.

Ante la imposibilidad de citar a declarar a los acusados, por no encontrarlos en los domicilios denunciados en la justicia, el Tribunal decretó la rebeldía de ambos y ordenó su “inmediata detención”.

Oscar Natel, padre de una de las jóvenes víctimas, señaló al programa SanLuis24 Radio: “La rebeldía de estos dos atorrantes ha sido permanente durante los cuatro o cinco años del hecho. Se han reído de mi familia, pero también de la justicia”.

El hombre recordó que tras el episodio, ocurrido en junio de 2014, los dos acusados fueron dados de baja de las fuerzas de seguridad, aunque pronto consiguieron trabajo en la Municipalidad de San Luis: uno en Recolección de Residuos y otro en el área de Tránsito.

Natel afirmó que, ahora, “están trabajando en el Hospital del Oeste; no sé si ambos o uno de ellos, en el área de mantenimiento”.

El padre de la víctima resaltó también que nunca fue recibido por los integrantes de la Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos del Gobierno a la que concurrió a pedir ayuda ante la lentitud de la justicia en resolver la causa.