Pidieron que declare otra vez el abogado que fue apuñalado por un ciego

La investigación por el todavía confuso suceso ocurrido a comienzos de enero en la casa del abogado Ernesto Fabián Zárate que fue apuñalado por su amigo ciego Ariel Vera podría sumar una nueva declaración, esta vez testimonial: la de la propia víctima, quien declaró cuando estaba internado en el Hospital San Luis por las graves heridas que le provocó la pelea con el no vidente.

 

Vera sigue detenido en el Servicio Penitenciario provincial, procesado con prisión preventiva por el delito de homicidio en grado de tentativa. En su ampliación de audiencia indagatoria dijo que Zárate, esa noche de enero, lo quiso violar. Y que no lo declaró de manera inicial por pudor: delante de él tenía a una jueza.

 

Por eso el defensor de Vera Héctor Zabala quiere que Zárate declare y aclare todo lo relacionado a esa acusación que hizo su cliente.

 

El penalista también pidió que una junta médica revise a Vera y certifique, así, el grado de ceguera que padece, un punto clave que podría cambiar su situación de encierro.

 

Mientras, el juez Sebastián Cadelago pidió la prórroga de 60 días para completar la instrucción ante la Cámara del Crimen 1.