“Poggi nos entregó la vivienda sin luz, agua ni cloacas; la puerta se cayó cuando la abrí”

AUDIO: GRISELDA ISAGUIRRE (VECINA DE LA TOMA)

{mp3} isaguirre11102018{/mp3}

 

Una beneficiaria de los planes de viviendas del gobierno provincial aseguró que recibió la casa con múltiples deficiencias, durante la gestión de Claudio Poggi, y que después de peregrinar por medios de comunicación pudo lograr que el Ejecutivo se la reconstruya.

Griselda Isaguirre, vecina del barrio 8 de Marzo de La Toma, contó que fue seleccionada en el plan Solidaridad, que promovía la “autoconstrucción” de las unidades habitacionales. En esa iniciativa, vigente durante el gobierno de Poggi, los beneficiarios recibían el material y tenían que cumplir un horario mientras levantaban su propia casa.

En ese barrio en particular, el inconveniente surgió porque todas las casas fueron otorgadas a madres solteras. “No podíamos construir, éramos mamás solteras, no teníamos idea de construcción”, detalló Griselda.

“Como pasaban los meses y no avanzábamos, mandaron gente del Plan de Inclusión Social; pero tampoco pasaba nada. Después nos pusieron a un encargado, que se llevó todo el material”, contó.

Al ver el poco avance en la construcción, el gobierno contrató una empresa para terminarlas. El propio gobernador Poggi entregó en mano las llaves a las beneficiarias. El acto se realizó el 7 de diciembre de 2015, tres días antes del cambio de Gobierno provincial.

“La vivienda propia significa para ustedes un techo digno, la seguridad para la familia, tranquilidad para los hijos, y un mayor ingreso en el bolsillo de las familias”, había manifestado el entonces mandatario frente a las 20 familias y el intendente de la localidad, Francisco Cornejo.

Griselda fue una de las que recibió emocionada la llave, sin esperar que le aguardaba una sorpresa: “Cuando abro la vivienda, se me cayó la puerta completa. No tenía baño, ni agua, ni cloacas, estaba llena de yuyos, no tenía calle dónde cruzar”.

La mujer reclamó por el estado de la casa ante el jefe municipal de La Toma, pero nunca recibió una respuesta: “Pedimos más de 20 audiencias y nunca nos atendió. Se nos reía en la cara”, manifestó.

Recién después de un largo peregrinaje en los medios logró que el Ejecutivo, con la nueva gestión, se hiciera cargo: “Vino gente del Gobierno a ver la situación en las que estábamos viviendo. Y después la arreglaron, nos pusieron las cloacas, todo”, afirmó.

Durante todo ese tiempo, hasta que le repararon la casa, Isaguirre y sus dos hijas (una de ellas con una discapacidad) tuvieron que compartir el baño con otras 5 familias: el único sanitario que funcionaba había pertenecido al matadero que funcionaba en el predio dónde se construyó el barrio.

“El señor gobernador, Alberto, no nos desamparó en ningún momento; hasta luz nos pusieron y nos cerraron el predio”, cerró la mujer.

× ¿Te ayudamos?