Polémica por el traslado al consumidor del impuesto al cheque en la factura del gas

En tiempos de ajustes de tarifas de los servicios públicos, y menos de una semana antes de la nueva audiencia que tratará el aumento del precio del gas, surgió una polémica por la inclusión en la factura del impuesto al cheque, algo que representa un monto más que se traslada al consumidor y que encarece la cifra final.

 

Según se desprende de las propias facturas y de la información que LA NACION chequeó con fuentes de Metrogas, una de las distribuidoras, hay un cargo llamado “impuesto ley 25.413”, que hace referencia al tributo a los créditos y débitos (conocido como “impuesto al cheque”). Además, la empresa prestadora está autorizada a destinar el 34% de ese importe al concepto de “adelanto de pago de Ganancias”.

 

Claudio Boada, director de la Unión de Usuarios y Consumidores, comenta que se trata de pequeñas cifras que no justifican un reclamo individual, pero que, llevadas al total de usuarios, significan millones. “Se comen el 34% de adelanto de Ganancias, que deberían pagar las empresas y no el consumidor. Pero además lo hacen sobre la base de una metodología sin control, porque uno no sabe si lo que dice la compañía en su declaración jurada es real”, explica.

 

Pero, aun siendo legal, esta operatoria es cuestionada. Según el tributarista César Litvin, desde el punto de vista tributario, la crítica que se le puede hacer es que se ha trasladado al usuario un impuesto no trasladable. “Porque no es un impuesto al consumo, como el IVA, sino a las transacciones. Y lo debe pagar quien efectúa esa transacción: la empresa”, señala.

 

Además, acota Litvin, esto abre otra discusión: el cálculo de lo que se cobra es incontrolable para el consumidor porque la empresa aplica una fórmula que consiste en un prorrateo que no es transparente para los que pagan el servicio, ya que son cálculos internos en los que nadie sabe si le ponen a uno más que a otro.

 

Para el abogado constitucionalista Félix V. Lonigro, la práctica es inconstitucional ya que, en el caso del gas, el impuesto al cheque se aplica concretamente sobre débitos y créditos bancarios de una cuenta, y el titular de ella es quien está gravado. “Si una compañía de gas es titular de una cuenta, es ella (y no el consumidor) la gravada. La ley establece específicamente que quien debe pagar el impuesto es el titular de la cuenta en la que entra o sale el dinero”, analiza.

 

Lonigro es terminante: “El traslado al consumidor del impuesto a los débitos y créditos (no disfrazado en el precio, sino bien definidamente) hace que ese cargo lo pague aquel que no está indicado en la ley como sujeto percutido impositivamente. Eso es inconstitucional”.

 

Cargos que encarecen el gas
Naturgy

Se incluye expresamente en la factura y de forma discriminada el costo que implica el impuesto a los débitos y los créditos bancarios, algo que debería pagar la empresa distribuidora

Metrogas

En una factura de $1153,93, el impuesto al cheque (indicado como Impuesto Ley 25.413) significa $29,27; hay que tener en cuenta que hay 8,5 millones de usuarios y que no todos pagan lo mismo.

 

 

Fuente: LaNacion

Polémica por el traslado al consumidor del impuesto al cheque en la factura del gas

En tiempos de ajustes de tarifas de los servicios públicos, y menos de una semana antes de la nueva audiencia que tratará el aumento del precio del gas, surgió una polémica por la inclusión en la factura del impuesto al cheque, algo que representa un monto más que se traslada al consumidor y que encarece la cifra final.

 

Según se desprende de las propias facturas y de la información que LA NACION chequeó con fuentes de Metrogas, una de las distribuidoras, hay un cargo llamado “impuesto ley 25.413”, que hace referencia al tributo a los créditos y débitos (conocido como “impuesto al cheque”). Además, la empresa prestadora está autorizada a destinar el 34% de ese importe al concepto de “adelanto de pago de Ganancias”.

 

Claudio Boada, director de la Unión de Usuarios y Consumidores, comenta que se trata de pequeñas cifras que no justifican un reclamo individual, pero que, llevadas al total de usuarios, significan millones. “Se comen el 34% de adelanto de Ganancias, que deberían pagar las empresas y no el consumidor. Pero además lo hacen sobre la base de una metodología sin control, porque uno no sabe si lo que dice la compañía en su declaración jurada es real”, explica.

 

Pero, aun siendo legal, esta operatoria es cuestionada. Según el tributarista César Litvin, desde el punto de vista tributario, la crítica que se le puede hacer es que se ha trasladado al usuario un impuesto no trasladable. “Porque no es un impuesto al consumo, como el IVA, sino a las transacciones. Y lo debe pagar quien efectúa esa transacción: la empresa”, señala.

 

Además, acota Litvin, esto abre otra discusión: el cálculo de lo que se cobra es incontrolable para el consumidor porque la empresa aplica una fórmula que consiste en un prorrateo que no es transparente para los que pagan el servicio, ya que son cálculos internos en los que nadie sabe si le ponen a uno más que a otro.

 

Para el abogado constitucionalista Félix V. Lonigro, la práctica es inconstitucional ya que, en el caso del gas, el impuesto al cheque se aplica concretamente sobre débitos y créditos bancarios de una cuenta, y el titular de ella es quien está gravado. “Si una compañía de gas es titular de una cuenta, es ella (y no el consumidor) la gravada. La ley establece específicamente que quien debe pagar el impuesto es el titular de la cuenta en la que entra o sale el dinero”, analiza.

 

Lonigro es terminante: “El traslado al consumidor del impuesto a los débitos y créditos (no disfrazado en el precio, sino bien definidamente) hace que ese cargo lo pague aquel que no está indicado en la ley como sujeto percutido impositivamente. Eso es inconstitucional”.

 

Cargos que encarecen el gas
Naturgy

Se incluye expresamente en la factura y de forma discriminada el costo que implica el impuesto a los débitos y los créditos bancarios, algo que debería pagar la empresa distribuidora

Metrogas

En una factura de $1153,93, el impuesto al cheque (indicado como Impuesto Ley 25.413) significa $29,27; hay que tener en cuenta que hay 8,5 millones de usuarios y que no todos pagan lo mismo.

 

 

Fuente: LaNacion

× Whatsapp