Policía arregló una coima con asado, cigarrillos y $ 1.300

Un policía aceptó una insólita coima cuando iba a multar a un kiosquero por vender alcohol a menores en Maipú, Mendoza y luego fue denunciado por el propio hombre.

 

El comerciante le preguntó “cómo podían arreglar” y el efectivo le pidió dos atados de cigarrillos, dos kilos de carne y 1.300 pesos.

 

El hecho ocurrió en un negocio llamado “Chino”, ubicado en la ruta 60 y Gardenas de Russel, Maipú.

 

El uniformado se fue del lugar en un Ford Escort y la víctima realizó la denuncia.