Por ataques a personas y mascotas, retiran dos perros de raza pitbull a sus dueños

La Dirección de Zoonosis de la Municipalidad de San Luis retiró dos perros de raza pitbull a sus dueños, por no cumplir los requisitos para la tenencia responsable de animales potencialmente peligrosos.

La dependencia municipal recibió esta semana las alertas por las dos situaciones que pusieron en peligro la integridad de vecinos y animales.

La intervención en uno de los casos fue a partir de la advertencia de personal de Recolección de Residuos del Municipio, que sufrió el ataque de un perro pitbull en el barrio Francisco Cáceres. “Le ocasionó lesiones en la pierna a una de las personas que trabajan en recolección”, explicó Mariana Gutiérrez, titular de Zoonosis.

El animal fue retirado por la dirección municipal por la falta de vacuna antirrábica y por la negativa de los dueños a colocar la dosis. “Se le notificó al Juez de Faltas, quien libró el oficio para poder retirar el animal”, detalló la funcionaria.

En el otro caso, Zoonosis intervino a partir de denuncias de los vecinos del barrio Mirador del Cerro III, que advertían que un perro también de raza pitbull estaba suelto en la vía pública y que además había atacado en reiteradas ocasiones a otros animales de la zona. “La mascota no tenía las vacunas antirrábicas obligatorias y los dueños no presentaban las medidas de seguridad necesarias para tener esta raza de perro en el hogar”, relató Gutiérrez.

Al igual que en el anterior caso, el animal fue retirado por personal de Zoonosis junto a la División de Canes de la Policía de la Provincia. “Tuvimos la negativa de los propietarios para dar respuesta a lo solicitado, por ende, el Juez liberó el oficio para que retiremos el canino y así evitar un posible ataque a otros animales o una persona el día de mañana”, señaló la funcionaria.

Ambos animales se encuentran actualmente bajo tutela municipal en la canera. “Para poder retirar los caninos, los dueños deberán abonar la multa y cumplir con el calendario de vacunas”, dijo.

En el caso del barrio Mirador del Cerro 3 se evaluará además la situación del hogar donde vivirá el animal ante la falta de seguridad y su acceso a la vía pública. “Corren el riesgo de no volver a estar con sus dueños si no cumplen las medidas necesarias, los medios económicos para tenerlo y por alguna reincidencia de los hechos”, explicó. Por otro lado, Gutiérrez manifestó que las denuncias por ataques de perros en la vía pública se repiten con asiduidad.

“La semana anterior tuvimos el caso de un perro de raza dogo que le produjo heridas en la cara a una niña, mientras que otro caso de un niño de 10 años con lesiones en la pierna por el ataque de la mascota del vecino”, detalló.