Por la quita de subsidios, Transpuntano podría reducir sus frecuencias “hasta un 30%”

El presidente de Transpuntano Sapem, Carlos Ponce, anunció este viernes que ante la inminente quita de los subsidios nacionales al transporte público de pasajeros se podrían tomar medidas tales como la reducción de frecuencia, con posible afectación de los puestos de trabajo.

En conferencia de prensa, el titular de la empresa informó que el pasado 23 de noviembre se presentó ante la Secretaría de Trabajo de la Nación el “plan preventivo de crisis” que permite a las compañías con problemas financieros articular, en acuerdo con los sectores gremiales, suspensiones y despidos para continuar trabajando.

Ponce explicó que el pedido “tiene que ver con la cesación de los subsidios emitidos de la Nación a las empresas del transporte”. Transpuntano recibe hasta hoy tres subsidios: uno para completar el pago de salarios de acuerdo al Convenio Colectivo de Trabajo, otro destinado a la parte operativa de la empresa y un tercero que le permite comprar gasoil a un precio diferencial.

En el plan preventivo de crisis, presentado el 23 de noviembre y ampliado el 7 de diciembre, las autoridades de la Sociedad Anónima con Capital Mayoritario Municipal (SAPEM) solicitó “una reducción del 30 por ciento en nuestro servicio; eso significa que no solo va a haber una disminución de frecuencias sino también puede haber una afectación de personal que hoy se está desempeñando en Transpuntano”.

Si la cartera laboral aprueba el plan, en un plazo de cinco días serán notificados la empresa y el gremio y comenzarán las negociaciones. Con la mediación de la Secretaría de Trabajo habrá 10 días de audiencias y, si no hay acuerdo, se dictará la conciliación obligatoria.

Con esa última medida, ni la empresa puede producir despidos, suspensiones o sanciones, ni el gremio puede llevar adelante medidas de fuerza. Esta resolución puede tener un plazo máximo de 6 meses.

Ponce aclaró que la empresa no atraviesa “una situación de quiebra ni de concurso de acreedores”, pero remarcó que “si los subsidios no van a ser remitidos ni por la Nación ni por la Provincia, para poder brindar un servicio esencial para la ciudad de San Luis es necesario readecuar algunas tarifas”.

El presidente de Transpuntano afirmó que si bien el intendente Enrique Ponce mantuvo una reunión con el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, para obtener un fondo compensatorio en lugar de los subsidios, pero el trámite está en stand by. “No hubo avances”, sintetizó el funcionario.

Además, criticó que el Gobierno provincial “ha mostrado un desinterés total” por la situación de la empresa, cuando desde la comuna pretendían que se haga cargo del subsidio que recorta Nación.

“No creo que en los próximos meses se vaya a producir algún tipo de desvinculación laboral”, concluyó el titular de la compañía.

Por la quita de subsidios, Transpuntano podría reducir sus frecuencias “hasta un 30%”

El presidente de Transpuntano Sapem, Carlos Ponce, anunció este viernes que ante la inminente quita de los subsidios nacionales al transporte público de pasajeros se podrían tomar medidas tales como la reducción de frecuencia, con posible afectación de los puestos de trabajo.

En conferencia de prensa, el titular de la empresa informó que el pasado 23 de noviembre se presentó ante la Secretaría de Trabajo de la Nación el “plan preventivo de crisis” que permite a las compañías con problemas financieros articular, en acuerdo con los sectores gremiales, suspensiones y despidos para continuar trabajando.

Ponce explicó que el pedido “tiene que ver con la cesación de los subsidios emitidos de la Nación a las empresas del transporte”. Transpuntano recibe hasta hoy tres subsidios: uno para completar el pago de salarios de acuerdo al Convenio Colectivo de Trabajo, otro destinado a la parte operativa de la empresa y un tercero que le permite comprar gasoil a un precio diferencial.

En el plan preventivo de crisis, presentado el 23 de noviembre y ampliado el 7 de diciembre, las autoridades de la Sociedad Anónima con Capital Mayoritario Municipal (SAPEM) solicitó “una reducción del 30 por ciento en nuestro servicio; eso significa que no solo va a haber una disminución de frecuencias sino también puede haber una afectación de personal que hoy se está desempeñando en Transpuntano”.

Si la cartera laboral aprueba el plan, en un plazo de cinco días serán notificados la empresa y el gremio y comenzarán las negociaciones. Con la mediación de la Secretaría de Trabajo habrá 10 días de audiencias y, si no hay acuerdo, se dictará la conciliación obligatoria.

Con esa última medida, ni la empresa puede producir despidos, suspensiones o sanciones, ni el gremio puede llevar adelante medidas de fuerza. Esta resolución puede tener un plazo máximo de 6 meses.

Ponce aclaró que la empresa no atraviesa “una situación de quiebra ni de concurso de acreedores”, pero remarcó que “si los subsidios no van a ser remitidos ni por la Nación ni por la Provincia, para poder brindar un servicio esencial para la ciudad de San Luis es necesario readecuar algunas tarifas”.

El presidente de Transpuntano afirmó que si bien el intendente Enrique Ponce mantuvo una reunión con el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, para obtener un fondo compensatorio en lugar de los subsidios, pero el trámite está en stand by. “No hubo avances”, sintetizó el funcionario.

Además, criticó que el Gobierno provincial “ha mostrado un desinterés total” por la situación de la empresa, cuando desde la comuna pretendían que se haga cargo del subsidio que recorta Nación.

“No creo que en los próximos meses se vaya a producir algún tipo de desvinculación laboral”, concluyó el titular de la compañía.