Por qué tomar vacaciones largas puede prolongar la vida

Es sabido que después de meses de trabajo un descanso es, no sólo muy merecido, sino también necesario para poder continuar. Un estudio presentado este año en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología confirma esta teoría y, además, asegura que aquellas personas que toman vacaciones más largas, viven mayor cantidad de tiempo. Al estar alejados de la rutina realizando actividades y excursiones divertidas y placenteras, reducen en gran medida el estrés provocado por la labor cotidiana. A continuación, contaremos un poco más sobre este estudio y explicaremos por qué tomar vacaciones largas puede prolongar la vida.

La investigación

En los años 1974 y 1975 se reclutaron en Finlandia a 1222 ejecutivos varones de mediana edad en el denominado Helsinki Businessmen Study. Todos los participantes tenían al menos un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular: sobrepeso, tabaquismo, presión arterial alta, colesterol elevado, entre otras. Fueron divididos de forma aleatoria en dos grupos: la mitad formaría parte del grupo de control, el cual seguiría su vida de modo regular; la segunda mitad recibiría acompañamiento especializado para revertir los factores de riesgo de su salud.

Los primeros hallazgos

Los resultados recogidos después de cinco años fueron los esperados. Éstos señalaron que el grupo que había sido asesorado por médicos y especialistas había logrado reducir en un 46% los factores de riesgo en comparación con el grupo de control.

Un resultado inesperado

Sin embargo, la sorpresa ocurrió 30 años después al realizarse un nuevo relevamiento. Con éste se descubrió que la tasa de mortalidad fue mayor en el grupo que años atrás había logrado reducir los factores de riesgo con ayuda de la asistencia experta. Esto dejó atónitos a los investigadores que necesitaban entender por qué quienes llevaban una vida aparentemente más saludable habían muerto antes.

Más vacaciones, vida más larga

Se realizó entonces un estudio comparativo con los distintos factores de vida de los participantes para explicar a qué se debía la tasa de mortalidad más elevada. Arribaron a una asombrosa conclusión: los sujetos que en su vida tomaron menos vacaciones, tuvieron vidas más breves. Quienes habían vacacionado por menos de tres semanas al año, tuvieron un 37% más de probabilidad de morir entre los años 1974 y 2004.

Una vida equilibrada

Strandberg, uno de los especialistas a cargo de la investigación, explicó que “en nuestro grupo de estudio, los hombres con vacaciones más cortas trabajaban más y dormían menos que los que tenían vacaciones más largas.” Los investigadores subrayan que es esencial acompañar una dieta saludable y la asistencia regular al control médico, con una reducción del estrés y un buen descanso.

Vida más larga

Tener pocos días de vacaciones suele ser indicio de un estilo de vida más esforzado, hecho que fomenta la aparición de mayores niveles de estrés. Vacacionar no sólo ayuda a reducirlo sino que también, suele ser un indicador de condiciones de vida más favorables. “No debemos pensar que llevar un estilo de vida saludable en otros aspectos, compensará el exceso de trabajo y no tomarse vacaciones”, recalcó el mismo investigador.

 

Especial de LatinWords para SanLuis24

× ¿Te ayudamos?