Prepara un exquisito mousse de frutos rojos en menos de 30 minutos

Frutos rojos se le dice a la infinidad de frutos pequeños tanto ácidos como dulces jugosos e intensamente sabrosos obtenidas de arbustos. Hoy te compartimos la receta para preparar un delicioso mousse de frutos rojos.

Los frutos rojos son ideales para este postre que con su textura suave y cremosa va perfecto con la intensidad del sabor de estas pequeñas frutas. 

Además de ser delicioso luce a la vista, lo cual lo convierte en una alternativa segura si tenemos una reunión, alguien a quién agasajar o incluso, si hay que convencer a los niños de la casa que incorporen más frutas a su alimentación diaria. 

Nutritivo y atractivo a la vez, el mousse de frutos rojos es una fuente de calcio, antioxidantes y fibras. Por último, es una preparación fácil y con algunos trucos, simple y rápida.

¿Empezamos?

Ingredientes: 

  • 400 ml de crema de leche
  • 400 gr de frutos rojos naturales (pueden ser frambuesas, arándanos, moras, frutillas o lo que tengas en casa)
  • 4 cucharadas soperas de azúcar o su equivalente en el edulcorante que uses (siempre que sea apto para cocinar)
  • 1 chorro de agua
  • 6 gr de gelatina sin sabor

Preparación 

Para comenzar habrá que lavar bien los frutos rojos seleccionados y procesarlos en una licuadora con el azúcar o el edulcorante y un chorrito de agua. La mezcla se divide en tres porciones iguales. 

No hay problema en que los frutos rojos sean congelados o de una o dos clases si no te gustan todos. No olvides apartar algunos pocos para adornar la parte superior cuando esté listo tu postre. 

Luego, procesa dos porciones de la mezcla junto con la crema de leche. Puedes agregar un poco más de azúcar allí o no, según lo golosos que sean los comensales que lo disfrutarán luego. 

La mezcla llevará un ratito: en total hay que mezclar 6 minutos. Se pueden hacer en intervalos de 2 minutos con 10 segundos de descanso entre mezcla y mezcla. 

La idea es que queden perfectamente integradas la fusión de frutos rojos y la crema. Y el líquido se distribuya de forma homogénea. Será el truco que luego hará el mousse aireado al saborearlo. También se puede usar batidora de mano en lugar de licuadora.

La porción restante será destinada a una ollita en donde se cocine a fuego medio/bajo con la gelatina sin sabor. 

Mientras esperamos que la gelatina se disuelva junto con los frutos rojos batidos, podemos aprovechar para buscar moldes de vidrio individuales y verter la mezcla batida de crema con frutos rojos en cada uno. Deben ocupar 3/4 partes de cada recipiente. 

Reservar en la heladera por al menos 15 minutos.  Cuando esté integrada la mezcla que está al fuego, hay que apagarla y dejarla enfriar.

Al tomar algo de consistencia sólida, ahí y nunca antes, podremos añadirla a los moldes con 3/4 de su capacidad llena que tenemos en la heladera. 

Añadiendo la mezcla más intensamente roja a la mezclada con crema aún faltará solidez, por lo cual tenemos que regresarlo a la heladera unos 10 minutos más. 

Para terminar, decoramos con frutos rojos, alguna hojita de menta y servimos con cuchara larga. 

Si te divierte, puedes hacer tres “colores“: uno con más crema, para que quede rosa más pálido, otro con menos crema, para que quede más intenso y finalmente agregas la capa que no tiene crema, sólo gelatina. 

Queda vistoso y súper original. ¡A disfrutar!

Te dejamos una forma alternativa de prepararlo, súper sencilla.

Fuente: MDZ

× ¿Te ayudamos?