Prepara unos muffins de calabaza para las meriendas de otoño

Comer siempre es un festín, un placer y por ello a veces aunque no se celebre nada, es importante que elijamos muy bien lo que nos vamos a llevar a la boca. Sobre todo, porque nunca sabemos de qué alimento nos podemos enamorar, porque hay veces en las que jurábamos que nunca nos gustaría tal o cual comida y después de unos años, se convierte en la favorita.

La calabaza es la reina del otoño y la verdad es que es una gran idea que la consumamos, porque nos ayuda a reforzar nuestras defensas y mantiene en buen estado a nuestro sistema inmune y eso es una gran idea ahora que ya casi todos estamos vacunados contra la Covid-19. Además la cantidad de fibra que posee  nos ayuda a mejorar nuestro sistema digestivo, mientras los minerales y vitaminas que contiene auxilian al aparato urinario y los riñones para que se mantengan saludables. 

Este fruto que puede tener todas las formas y tamaños posibles. Además es tan versátil, que lo mismo puede cocinarse para platillos salados, como para dulces, porque su presencia siempre hace que todo lo demás luzca como nunca y su sabor te sorprenda muchísimo y hasta te haga amarla. Por eso con esta receta de muffins, seguro quedarás encantada, pues aunque no es la receta más rápida, la espera merece la pena y te salen alrededor de 25 piezas. 

Ingredientes

  • 300 gramos de harina de repostería
  • 300 gramos de azúcar
  • 400 gramos de calabaza ya limpia
  • 250 gramos de mantequilla sin sal
  • Tres huevos grandes
  • Un sobre de levadura
  • Una cucharada de canela en polvo
  • Una cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal

Preparación

Mezcla la harina y tamiza previamente para dejarla bien fina y sin grumos, junto a la levadura y el azúcar. 

Remueve y mezcla bien esos ingredientes y añade también la canela en polvo y una pizca de sal fina.

Por otro lado echa los huevos en un bol y bátelos un poco. Después añade la mantequilla y vuelve a batir para mezclarlo todo hasta que quede de forma homogénea.

Ve rallando la calabaza, pero que quede rallada bien fina, y la echas a la mezcla junto a una cucharadita de esencia de vainilla.

Bátelo todo lo mejor que puedas, si quieres usa unas varillas eléctricas para batirlo bien, para dejar la masa bien homogénea y fina.

Vierte poco a poco los ingredientes secos sobre la mezcla líquida y sigue batiendo a medida que vayas agregando la misma. Con las varillas bate intensamente hasta obtener una masa cremosa y sin grumos.

Pon el horno a calentar a 190ºC, y mientras llega a esa temperatura prepara el molde o moldes dónde hacer los muffins, colocando las cápsulas de papel en cada hueco del mismo.

Rellena las cápsulas para muffins con la masa obtenida, sin pasarte y dejando libre el tercio final de los mismos.

Una vez el horno esté listo, mete el molde y déjalo hornear unos 25 minutos más o menos. 

No los saques sin comprobar que el interior de los muffins están bien horneados, pinchando con un cuchillo, que debe salir bien limpio.

Cuando estén en su punto, sácalos y déjalos enfriar sacándolos del molde rígido, y una vez estén bien fríos ya puedes servir.

Fuente: Gastrolab