Presas hacen huelga de hambre para que les den prisión domiciliaria a madres con hijos y embarazadas

Alejandra tiene 29 años y cursa su quinto mes de embarazo. Está presa en la Unidad Penitenciaria N° 33 de Los Hornos, en La Plata. Es madre primeriza y aún no pudo escuchar el latido del corazón de su bebé porque -dice- la “agarró la pandemia” y no autorizan su traslado a un centro médico para hacerse una ecografía. “Tengo miedo a que el virus entre a la cárcel porque no hay medidas de higiene y me preocupa qué va a pasar cuando tenga que parir”, dijo a minutouno.com.

Junto a otras cuatro compañeras del pabellón de madres de la unidad 33 -otra también embarazada y 3 mamás con sus tres bebés, ninguno mayor a los 6 meses- decidieron grabar esta semana un video que se difundió en redes en reclamo de una resolución de la justicia al pedido de las prisiones domiciliarias.

Con el inicio de la pandemia todas solicitaron la prisión domiciliaria. Frente al silencio judicial iniciaron, junto a las otras presas, una protesta el pasado miércoles que incluye una huelga de hambre, para todas aquellas que no están amamantando. Casi 200 presas piden por los derechos de las madres con hijos y embarazadas y otras mujeres que son parte de la población de riesgo, de las Unidades Penitenciarias N° 33 y N° 8 de Los Hornos.

En total, en ambas unidades penitenciarias son 17 las madres con hijos y 3 están embarazadas. Además, en el pabellón 7 de la 33 hay 5 mujeres con enfermedades de riesgo y en el pabellón 11 hay otras 7 con patologías.

Según relataron, hasta el momento no hay presas con covid-19 pero el mayor riesgo de contagio viene del personal que entra y sale del lugar, porque no se respeta el protocolo de sanidad, distanciamiento e higiene. Aseguraron que más allá del uso tapabocas, no se tomaron medida extras por la situación de coronavirus. El personal no usa guantes y escasean los productos de higiene para la población.

Ana, quien está detenida en la unidad 8 dijo a este medio que de vez en cuando les entregan un poco de jabón líquido y lavandina rebajada con agua. “Nosotras nos encargamos de la higiene como podemos. Nuestras familias nos van haciendo llegar cosas de limpieza. Como se suspendieron las visitas nos mandan por encomiendas, que muchas veces tardan”.

El Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (SNEEP) relevó en su último informe -de 2018- que de 94.883 personas privadas de libertad, 4.362 son mujeres y 162 están con sus hijos e hijas. En tanto, las estadísticas de la Provincia de Buenos Aires arrojan además números alarmantes en cuanto al hacinamiento de la población carcelaria. En octubre de 2019 el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) informó una capacidad de alojamiento de 28.810 personas mientras que en total albergaba 49.452 personas.

En tanto no reciban una respuesta judicial, o de las autoridades penitenciarias o del gobierno provincial convocándolas a una mesa de diálogo, las presas aseguran que continuarán protestando y con la huelga de hambre.

 

Fuente: Minuto Uno

× Whatsapp