Prisión preventiva para madre e hija por el homicidio de un bebé en el Hospital del Sur

El juez de Instrucción Penal N°2 de San Luis, Ariel Parrillis, procesó y dictó la prisión preventiva para Mónica Zigman, de 60 años, y Romina Jaime, de 21, acusadas por la muerte de un bebé recién nacido en el Hospital del Sur.

Las mujeres están imputadas de “homicidio calificado por el vínculo” y quedarán alojadas en el Servicio Penitenciario Provincial, por decisión del magistrado.

El hecho por el que están acusadas ocurrió el 19 de julio de este año. Romina llegó al Hospital del Sur, acompañada por su madre Mónica, con un fuerte dolor abdominal. La joven quedó internada y, en un momento determinado, ingresó al baño y tuvo una hemorragia. Tal fue la pérdida de sangre que los profesionales de la salud que la atendieron decidieron su traslado a la Maternidad Teresita Baigorria.

Cuando la chica salió del baño, le entregó una campera manchada de sangre a su madre. Zigman, según declaró ella misma ante el juez, preguntó a un médico que hacía con el saco; el profesional le indicó que lo arrojara en un tacho de residuos patológicos que había en el lugar. Dentro de la campera, estaba el bebé.

Al llegar a la maternidad, Jaime informó a los médicos que había dado a luz en el centro de salud en el que había estado antes. En el Hospital del Sur, mientras tanto, encontraron el cuerpo del niño ya fallecido.

De acuerdo a la autopsia, el bebé había nacido sin complicaciones y murió asfixiado.

El abogado de las mujeres, Héctor Zavala, aseguró que ni Jaime ni su madre y ni siquiera los médicos que la atendieron supieron en ningún momento que la joven estaba embarazada. De hecho, presentó como prueba certificados médicos de meses anteriores de la joven en los que ni siquiera se menciona un estado semejante.

Jaime y Zigman permanecieron en libertad hasta el lunes 9 de septiembre, cuando el juez Parrillis decidió su detención. Ambas fueron aprehendidas en una vivienda del barrio San Luis XV. La mayor de las mujeres declaró este jueves ante el magistrado, pero la menor no pudo hacerlo por su estado emocional.