Proyecto opositor de tarifas: San Luis perdería $568 millones

A pedido del diputado nacional Mario Negri, los asesores del bloque radical de la Cámara baja elaboraron un análisis del dictamen del proyecto de Emergencia Tarifaria aprobado por la oposición, que pretende llevarlo al recinto este miércoles, del que se desprenden las estimaciones del costo fiscal por reducción de la recaudación del IVA que tendría la ley eventualmente aprobada.

En función de las estimaciones realizadas el costo fiscal por reducción de recaudación de IVA alcanzaría los $ 22.950 millones para el año 2018 y los $ 26.350 millones para 2019, es decir un total de $49.300 millones.

Dado que se trata de un impuesto coparticipable, el impacto en las cuentas provinciales por la caída en la recaudación del impuesto alcanzaría un total de $25.500 millones ($11.900 millones en 2018 y $ 13.600 en 2019).

A partir de las estimaciones realizadas, el costo promedio provincial supera los $ 1.100 millones.

De ahí que varios gobernadores hayan salido a despegarse de la iniciativa promovida por los interbloques Argentina Federal y Frente Renovador, los cuales trascendió que estarían evaluando por ello eliminar del proyecto, en el recinto, la reducción del IVA.

El trabajo incluye una estimación del costo fiscal por la reducción de ingresos por IVA y su distribución por jurisdicción.

En cuanto a lo que perdería la provincia de San Luis, si el proyecto sale tal cual fue aprobado en comisión, rondaría los 568 millones de pesos. Con un desagregado de 265 millones en 2018 y 304 millones en 2019.

Teniendo en cuenta que la provincia cuenta con 432.310 habitantes, el costo fiscal por habitante en pesos rondaría los $1.315.

Aún más importante sería la perdida para las provincias “grandes” ya que Buenos Aires dejaría de percibir $5.620 millones, Santa Fe $2.281 millones y Córdoba $2.263 millones.

La aplicación de lo previsto en el dictamen implica la imposibilidad de aplicar incrementos tarifarios en términos reales (es decir por encima de la inflación) y por lo tanto no podría cumplirse con la meta de reducción de subsidios prevista para los ejercicios 2018 y 2019.

Por este motivo, el gasto en subsidios económicos se incrementará y dado que los subsidios económicos se aplican sustancialmente a financiar la diferencia entre el costo de abastecimiento de energía (es decir el costo de generación eléctrica o el precio del gas) y el precio que paga la demanda, este incremento del gasto impactaría a todas las regiones del país, sin excepción.

La imposibilidad de reducir subsidios implicaría un incremento no previsto en los gastos de $79.000 millones en 2018 y de $ 97.600 en 2019, un total de $176.000 millones, según el estudio de los asesores radicales.