Qué pasará con los caminos vecinales limítrofes cerrados por la cuarentena

Luego que un numeroso grupo de vecinos de Merlo intentara derribar una barricada instalada por el Gobierno en la ex ruta 1, en el límite con la provincia de Córdoba, para evitar la circulación interprovincial en el contexto de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, el Comité de Crisis busca una solución para quienes quedaron aislados.

Desde el comienzo del aislamiento, los residentes de la zona entre Merlo y la localidad cordobesa de La Paz (residentes en territorio de la provincia de Córdoba) reclamaron que desarrollaban sus vidas en la villa turística puntana y que, el cierre de los caminos, les impedía realizar sus actividades.

Al reclamo se sumaron, en su momento, el propio intendente merlino, Juan Álvarez Pinto, y los concejales de todos los bloques.

El sábado, cuando los vecinos trataron de despejar el paso, la jefa de Gabinete de la Provincia, Natalia Zabala Chacur, viajó al lugar y se reunió con los jefes comunales de las dos localidades y también con los manifestantes. Al terminar los encuentros, se comprometió a buscar una solución que no ponga en peligro el estatus sanitario alcanzado por San Luis, que lleva casi 60 días sin casos positivos de Covid-19.

“Nosotros venimos trabajando con el intendente de Merlo (Juan Álvarez Pinto), acompañamos varias notas a los gobiernos provinciales. Ahora con los funcionarios provinciales estuvimos dialogando para ver la flexibilidad de poder abrir este paso”, señaló Gustavo Hachuel, intendente de La Paz.

“Esa es una zona blanca, lo que planteamos es abrir para darle la entrada a la gente que tiene domicilio en Merlo. La gente que va a trabajar, los adultos mayores que puedan hacer sus trámites. Y los que no tienen domicilio pero van a hacer changas a Merlo, hacer un control sanitario y darles esa posibilidad. Sobre todo, porque acá en Traslasierra no tenemos casos de coronavirus. En todo el departamento San Javier no hemos tenido casos”, agregó el jefe municipal.

Pero el de Merlo no es el único caso: el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Santa Rosa del Conlara, Miguel Postiguillo, remarcó que ellos tienen el mismo problema por los cierres de los caminos vecinales limítrofes. “Allá serán 600 o 700 personas y acá serán 150, pero lo que pasa en Merlo pasa exactamente lo mismo acá”, sentenció.

“Estamos a mil metros del límite, nuestra región al norte separa a San Luis de Córdoba el río Conlara que tiene de 6 a 8 metros de ancho. Algunos que tenemos campos del otro lado del río estamos privados de ir a ver el fruto del trabajo de 20 o 30 años; si se te muere alguna vaca, te avisa algún vecino porque si pasás sos un forajido”, añadió.

Postiguillo lamentó que se haya tenido que producir la muerte de un automovilista, aplastado por su propio auto contra la barricada en Piedra Blanca Abajo cuando se bajó por un desperfecto mecánico, para que se empiece a analizar la situación. “¿Hacen falta muertes para que llegue una solución?”, se preguntó.

“No se está pidiendo ni siquiera llegar a Villa Dolores, no se está pidiendo ir a Córdoba o el libre tránsito…se está pidiendo acceder al lugar de trabajo, a la vivienda, a cuidar las pertenencias; se está pidiendo que no se vulneren derechos constitucionales básicos: comprendemos lo de la pandemia y la gravedad de la situación, pero también es grave que por cuidarnos muera gente”, afirmó el exintendente.

Por su parte, Luciano Anastasi, coordinador del Ministerio de Justicia, Seguridad, Gobierno y Culto, aseguró que las reuniones con los sectores perjudicados por las medidas de prevención son constantes por parte del Comité de Crisis y señaló que en la zona de Merlo: “Hemos ido viendo las soluciones que había que darle un montón de soluciones a situaciones particulares que se han ido presentando y así lo hemos hecho”, indicó.

El funcionario, que también estuvo en Merlo el sábado con los vecinos y los intendentes, señaló que “permanentemente estamos estudiando la mejor forma de realizar los controles que se necesitan de manera de provocar las menores molestias a los habitantes; pero hay algo que tenemos que dejar en claro: el Gobierno está decidido a proteger la salud de sus habitantes, no va a tomar ninguna medida que vaya a poner en riesgo el estatus sanitario que ha conseguido la provincia con el esfuerzo de sus 500 mil habitantes”.

De todas maneras, aseveró que se atenderán los requerimientos particulares que pudieran surgir, y anticipó que no se esperan anuncios diferentes para el reporte provincial que brindará este lunes el gobernador Alberto Rodríguez Saá.