¿Qué pasará cuando se minen los 21 millones de bitcoins disponibles?

Esta es una pregunta muy común entre los mineros, ya que una de las características esenciales del bitcoin es que las monedas están contadas: 21 millones. Una vez que se minen, ¿qué pasará?

Cuando el bitcoin se creo hace ya 12 años uno de los motivos por los cuales llamó tanto la atención es que, a diferencia de cualquier otra cripto, nacía con un número máximo de monedas disponibles.

En el caso del bitcoin, ese número máximo eran 21 millones de monedas. Y, tras 12 años de minado, ya se han conseguido sacar de la red blockchain la friolera del 90% de estas. Ahora queda lo más difícil, pero también lo más beneficioso.

Satoshi Nakamoto, el creador del bitcoin, mantuvo la oferta fija para que el bitcoin siguiera siendo valioso con el tiempo, y lo consiguió. Pero ahora que sólo queda un número limitado de monedas para minar, hay preguntas sobre lo que ocurrirá con la economía Bitcoin cuando se agote el suministro.

Satoshi puso un tope duro o límite máximo de 21 millones a la oferta de bitcoins, regulándolo a través de un algoritmo en su código fuente. La oferta limitada lo convertía en un bien escaso, como os hemos explicado ante, por lo que podía ayudar a aumentar su precio en el futuro (como pasa con el oro).

Para que se más fácil de visualizar, cada 10 minutos sale un nuevo bitcoin al mercado actualmente. Sin embargo, el algoritmo es tal que los nuevos bitcoins se reducen a la mitad cada cuatro años. Es decir, cada vez será más difíciles de minar.

Se han acuñado unos 19 millones de bitcoins, por lo que sólo quedan 2 millones y los expertos predicen que los bitcoins restantes se minarán para el año 2140.

Esto, claramente, afectará a los mineros. Los mineros son parte integral en la creación de tokens de bitcoin; resuelven rompecabezas criptográficos para verificar y validar un bloque de transacciones en la red.

Y, por desempeñar su papel en la red, los mineros obtienen recompensas que incluyen el bitcoin recién acuñado y las tasas de transacción acumuladas pagadas. De media este año por resolver un bitcoin un minero se desembolsaba 50.000 dólares.

El único obstáculo para los mineros es que la recompensa por bloque también se reduce aproximadamente a la mitad cada cuatro años. En 2012, se redujo a la mitad, a 25 bitcoins, y bajó a 12,5 en 2016. En mayo de 2020, los mineros podían ganar 6,25 bitcoins por cada nuevo bloque.

Y como las recompensas se reducen a la mitad cada cuatro años, el precio de la operación acabará superando las recompensas para los mineros. Esto podría convertir la minería en un modelo de negocio insostenible para ellos.

¿Esto afectará a la red? El aspecto más vital del bitcoin es la red. El modelo de libro mayor distribuido es el corazón de cualquier criptodivisa. Si el número de transacciones aumenta en la red en el futuro, existe la posibilidad de que la velocidad de las transacciones disminuya.


CriptoNoticia: https://www.sanluis24.com.ar/mercado-libre-cripto-que-ya-vendio-autos-y-casas/


La arquitectura de Bitcoin favorece la precisión y la integridad más que la velocidad. Si el número de transacciones disminuye en la red, existe la posibilidad de que el bitcoin se convierta en un activo de reserva.

Esto expulsará a los pequeños comerciantes minoristas y los sustituirá por grandes actores institucionales, lo que posiblemente aumentará las tasas de transacción y encarecerá las operaciones.

¿Afectará esto a la moneda y a su valor? La escasez de bitcoins probablemente conducirá a una mayor compra. A medida que el FOMO (miedo a perderse algo) se instala, podría haber una carrera para comprar todos los activos y las personas que tienen bitcoins estarán en una gran posición para vender.

Sin embargo, también existe la expectativa de que las posibles regulaciones ayuden a mantener la tapa de la volatilidad. De ahí que el futuro de la moneda sigue siendo todo un misterio.

Fuente: ComputerHoy