Quién es Cilia Flores, la mujer detrás de Nicolás Maduro

Primera dama de Venezuela, Cilia Flores en realidad lleva el “cargo” de “Primera Combatiente”. Es la esposa de Nicolás Maduro, y ella también está en la lista negra de sancionados del régimen chavista que armó Estados Unidos. Es que desde años ocupa un lugar en el riñón chavista.

 

Cilia Flores nació en Tinaquillo, Cojedes, Venezuela, el 15 de octubre de 1956. Y no es una construcción de su marido. Más bien tiene carrera política propia, llegando a ocupar cargos de mayor importancia que los que jamás ocupó su pareja.

 

Flores creció a la sombra y luz de Hugo Chávez, como la mayoría de los chavistas que hoy dirigen Venezuela.

Por eso en una suerte de homenaje fue su marido quien la bautizó como “Primera Combatiente”.

 

“Cilia no será la primera dama porque ese es un concepto de la alta alcurnia”, dijo Maduro el día en que inscribió su candidatura presidencial y advirtió que ella no sería ninguna “segundona”. Y de hecho no lo es. Nunca lo fue.

Los orígenes de Flores son humildes. Nació en un “rancho con piso de tierra”, según cuenta el propio Maduro. Y a los cuatro años abandonó Tinaquillo con su familia para vivir en Caracas, donde todos se instalaron en un barrio popular en el oeste de la capital venezolana.

Flores es la menor de seis hermanos. Estudió Derecho. Y se recibió a los 32 años en la Universidad Santa María. Luego se especializó en derecho Laboral y Penal.

 

Esa carrera se cruzó con el golpe que llevó adelante Hugo Chávez en 1992, en un giro que cambiaría la vida de Flores para siempre.

Ella fue una de las abogadas del equipo legal de aquellos militares golpistas, a los que luego se unió en una causa política que trasciende hasta el día de hoy.

 

“Encontré a Cilia en la vida. Era abogada de varios militares patriotas presos. Pero era abogada del comandante Chávez, cuando bueno, ser abogada del comandante Chávez en la cárcel… duro”, contó Maduro. “La conocí en esos años de lucha y después bueno, ella me empezó a picar el ojo. A hacer ojitos”, recordó.

 

Cilia fue abogada, chavista, diputada y la primera mujer en presidir la Asamblea Nacional de Venezuela, y también Procuradora General de la República, hasta que Chávez murió en 2013.

Flores fue siempre una combativa colaboradora de Chávez.

 

Los jóvenes habían sido arrestados en Haití y entregados por las autoridades locales a agentes de la DEA.

Flores reaccionó acusando a las autoridades estadounidenses de haber “secuestrado” a sus sobrinos y que buscaban desprestigiar su candidatura a la Asamblea Nacional.

 

En diciembre de 2017, un juez condenó a los dos jóvenes a 18 años de cárcel por delito de narcotráfico.

 

Para entonces, Flores ya se había incorporado como miembro de la recién electa Asamblea Nacional Constituyente, en agosto de 2017.

 

 

Fuente: Clarin

× ¿Te ayudamos?