Quién es Juan Carlos Marino, el senador denunciado por abuso

El jueves 13 de diciembre se conoció la noticia sobre una denuncia por abuso sexual realizada por una empleada del Congreso de la Nación contra el senador pampeano Juan Carlos Marino. La presentación legal recayó por sorteo al juzgado federal N° 5 a cargo de Ariel Lijo, y en la que la investigación quedó a cargo del fiscal Federico Delgado.

 

Marino tiene 55 años; pertenece al partido radical; está casado y tiene dos hijas. Inició su actividad política en 1983 y se desempeñó como integrante de la Mesa y presidente del Comité de su localidad, Miguel Riglos; fue además delegado a la Honorable Convención Provincial; vicepresidente del Comité de la Provincia y delegado por La Pampa al Comité Nacional.

 

Fue 8 años después, en 1991, cuando ingresó a la función pública. Con 28 años llegó a ser concejal, tras ganar la lista que encabezaba las elecciones para el Concejo Deliberante de su localidad. En 1995, fue electo intendente con el 53% de los votos y en 1999 fue reelecto con el 74 por ciento. Ese cargo lo ocupó hasta el 10 de diciembre de 2003, cuando asumió como senador. Renovó la banca en 2009 y 2015. Además, en 2007 y en 2011 fue candidato a gobernador de La Pampa por el Frepam (Frente Pampeano Cívico y Social, que integran la Unión Cívica Radical, el Partido Socialista, el Fregen y otros partidos). En la Cámara alta fue secretario del bloque de la UCR. También presidió la Bicameral de Administración de la Biblioteca del Congreso y actualmente es titular de la de Seguimiento y Control de los Servicios de Inteligencia.

 

Acusación. El jueves, una empleada del Palacio legislativo, llamada Claudia Mabel Guebel, denunció al senador pampeano por abuso sexual. En la presentación, la mujer relató: “La primera vez que me presenté en el despacho de Marino, me hizo pasar a su oficina donde se encontraban varias asistentes que al notar mi presencia automáticamente salieron del despacho. Una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos, y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café, me dijo que aguardara su llamado que en cualquier momento nos veíamos”.

 

“Una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos, y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café”, relató la denunciante

 

Fuente: Perfil