Receta de pan de salvado super fácil

El pan de salvado es un básico de los desayunos y también de las meriendas. Ideal para untarlo con queso y mermeladas. Es perfecto para hacerse un sándwich saludable, o tostarlo y usarlo como base de una bruschetta.

Y si a todo esto le sumas que puedes hacerlo fácil y rápido en casa, se convierte en infalible. También se puede freezar porcionado y descongelarlo cada mañana directo en el horno. De esta forma tendrás una panadería en casa, sin darte cuenta.

Ingredientes

10 cucharadas de salvado

20 cucharadas de agua tibia

45 gramos de levadura de cerveza

50 gramos de azúcar

100cc de agua tibia

50 gramos de manteca

500 gramos de harina

1 cucharadita de sal

Remojar el salvado con las 10 cucharadas de agua tibia.

Aparte diluir la levadura con el azúcar y los 100cc de agua tibia, taparla y dejarla reposar en un lugar tibio hasta que haya espumado.

Recién entonces agregar el salvado, la manteca y la harina cernida con la sal.

Batir en batidora con la espátula mezcladora o con cuchara de madera, para que entre aire a la masa.

Luego amasar sobre la mesada. Debe obtenerse una masa tierna que no se pegue en las manos.

Colocar el bollo obtenido en un bol enmantecado, taparlo con un lienzo y dejar leudar en lugar tibio hasta que haya aumentado el doble de su volumen. Luego volver a amasar el bollo para desgasificarlo, dejarlo leudar nuevamente.

Cortar la masa en porciones y dar forma a los panes. También pueden hacer espigas, flautas o panes moldeados.

Colocar las piezas sobre placas enmantecadas y enharinadas o en moldes de pan. Dejar leudar nuevamente, pincelar con huevo y cocinar en horno caliente hasta que la superficie esté dorada.

Fuente: Mdz

× Whatsapp