Receta fácil de pan turco o bazlama para preparar sin horno

Probablemente en el comienzo de la cuarentena intentaste preparar algún pan o por lo menos miraste alguna que otra receta. Ya fuera que te convertiste en todo un maestro panadero o que te la pasaste planeándolo, lo cierto es que con la vuelta a la “nueva normalidad” los tiempos para cocinar se acortaron. Por eso, el pan turco sale al rescate. También conocido como Bazlama, lleva apenas cinco minutos de amasado y como yapa no necesitás prender el horno para cocinarlo ya que se hace en una sartén. Es perfecto para acompañar cualquier comida o incluso para partirlo por la mitad y rellenarlo con lo que más te guste.

Consejos para preparar el pan turco

Lo ideal es elegir una sartén de fondo grueso para cocinarlo.

Para economizar tiempo, si te das “maña”, lo mejor es ir estirando las masas mientras la anterior se va cocinando.

Si los querés frizar, omitir el paso del pintado con aceite de oliva y perejil.

Receta de pan turco o Bazlama

Ingredientes

  • 1,5 tazas de agua tibia (300 ml).
  • 1,5 tazas de leche tibia (300 ml).
  • 1 cucharada de levadura seca (10 gramos).
  • 1 cucharada de azúcar granulada (20 gramos).
  • 7 tazas de harina (840 gramos).
  • 1 cucharadita (8 gramos) de sal.
  • Manteca (50 gramos) o aceite de oliva.
  • 2-3 ramitas de perejil.

Preparación

  1. Incorporar en un bowl el agua tibia, la leche, el azúcar y la levadura. Ayudarse con un batidor de alambre y cuando todo esté disuelto, incorporar la harina y la sal. Amasar durante aproximadamente 5 minutos. La masa resultante es suave y elástica.
  2. Taparla y dejarla descansar hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente, pero llevará entre 45 minutos y hora y cuarto.
  3. Una vez que haya levado, acomodarla sobre una superficie enharinada y dividirla en 10 partes.
  4. Bolear cada una de las porciones y dejarlas descansar nuevamente por unos diez minutos.
  5. Pasado ese tiempo, estirarlas con un palo de amasar hasta conseguir discos de aproximadamente centímetro y medio de espesor.
  6. Poner una sarte a fuego medio y cuando esté caliente, poner de a uno los discos (o más si la sartén es grande y entran cómodamente). Moverlos para asegurarse de que no se quemen y apenas comience a dorarse darlos vuelta. Inmediatamente comenzará a inflarse. Seguirlo cocinando hasta que esté dorado por ambos lados.
  7. Antes de que se enfríe, pincelarlos con una mezcla de aceite de oliva (o manteca derretida) y perejil picado.

Fuente: Crónica

× Whatsapp