Redmi Note 10 Pro

Tras conocer su (de momento) primer buque insignia, el Xiaomi Mi 11, la marca ha pasado a su gama más competitiva en relación calidad precio, con el permiso de POCO. Los Redmi Note suelen ser objeto de atención por esto de manera tradicional y en el análisis del Xiaomi Redmi Note 10 Pro vemos la que es su máxima apuesta este año hasta la fecha.

El pasado año vimos hasta cuatro Redmi Note 9, siendo el Xiaomi Redmi Note 9 Pro el que más ofrecía a nivel de algunos aspectos. El Note 10 Pro es su sucesor y en gran parte un mellizo muy parecido, habiendo centrado las principales actualizaciones en el diseño y las cámaras. Veamos qué tal es en el día a día.

Ficha técnica del Xiaomi Redmi Note 10 Pro

XIAOMI REDMI NOTE 10 PRO
PANTALLA6,67” 120 Hz
HDR10
PROCESADORQualcomm Snapdragon 732G
RAM6/8 GB RAM LPDDR4X
ALMACENAMIENTO64/128 GB UFS 2.2
CÁMARAS TRASERAS108 MP f/1.9
UGA 8 MP f/2.2
5 MP telemacro f/2.4
2 MP profundidad
CÁMARA FRONTAL16 MP f/2.45
BATERÍA5.020 mAh + 33W
SISTEMA OPERATIVOAndroid 11 + MIUI 12
CONECTIVIDADWiFi, NFC, Bluetooth
DIMENSIONES Y PESO164 x 76,5 x 8,1 mm x 193 g
OTROSIP53, lector de huella lateral, estéreo
Dual SIM, IR
PRECIODesde 279 euros

Diseño: a la rica mecedora

La lotería del diseño de los módulos de cámara en Xiaomi es un bombo lleno de bolas que gira y gira sin parar. Parafraseando a Forest Gump podríamos decir que la vida, como el diseño del módulo de cámaras de Xiaomi, es una caja de bombones en la que nunca sabes qué te va a tocar.

Aquí vemos genes, algunos, de los Xiaomi Mi 10T, mucho más que del Xiaomi Redmi Note 9T. Aunque al que realmente nos recuerda esta joroba es a la del Vivo X51 5G, con eso de los dobles niveles y los distintos contornos para cada elemento.

Son cuatro cámaras traseras (que luego describiremos) que se reparten en un sub-módulo superior, con mucho más protagonismo para la principal y su sensor de 108 megapíxeles, el cual con el que es el primer desnivel con respecto a la trasera crea una protuberancia que pide a gritos funda, más que por la protección por el extremo balanceo que experimentaremos si lo usamos apoyado en una superficie. Estas cámaras encajan en una trasera con acabado en brillo y un muy discreto degradado que no resbala, aunque es un imán para las huellas dactilares.

Esta superficie favorece el buen agarre, al no deslizarse y al estar muy bien integrada en el marco de metal, también en brillo y cortando en los lados superior e inferior (de nuevo, como en los Mi 10T y el Vivo). Buenas noticias son que la trasera se curva pero no la pantalla, siendo un móvil cómodo de sostener y de usar.

No es un móvil grueso, sobre todo teniendo en cuenta que tiene una batería de tamaño considerable. De la selección que presentamos a continuación no gana en volumen o peso, siendo algo más compacto que el Redmi Note 9T teniendo la pantalla ligeramente más grande, aunque es un móvil más bien grande y largo (20:9).

Pantalla: uno de los mejores puntos del Redmi Note 10 Pro

La interacción con el Redmi Note 10 Pro sucede gracias a una pantalla AMOLED de 6,67 pulgadas con resolución 2.400 x 1.080 píxeles y una densidad de píxeles de 394 píxeles por pulgada. El ratio de contraste es de 4.500.000:1, el brillo máximo pico de 1.200 nits y la tasa de refresco máxima de 120 hercios, siendo 240 Hz la táctil.

Tratándose de un móvil de gama media, sobre el papel son especificaciones que nos esperaríamos de un móvil así, más bien ambicioso dentro de esta demarcación. El FullHD+ ha demostrado ser una resolución más que suficiente para dar una buena experiencia de visualización, y aunque la densidad no destaca, en cuanto a definición es un panel más que correcto.

Viene algo saturada de fábrica, y aquí nos acordamos de golpe que MIUI es una capa con distintos niveles de ajustes según de qué móvil (o rango) se trate. Vemos algunas opciones para configurar la pantalla, pero no tan a la carta como en el Xiaomi Mi 11. Aún así, cambiando al esquema de colores estándar (y variando un poco el tono) queda algo más natural y agradable.

La navegación ya tiene su sección dentro del apartado de pantalla de inicio, donde podremos además cambiar la configuración de las apps (que desde el preload ya podemos elegir entre cajón o escritorio). Si seleccionamos los gestos de navegación aprovecharemos un poco más la superficie disponible de pantalla.

Rendimiento: una actualización justa que resulta suficiente

Para el Xiaomi Redmi Note 10 Pro, tal y como vimos en el Xiaomi Redmi Note 9 Pro, la marca ha recurrido a uno de los procesadores de gama media de Qualcomm también del bando del 4G. Se trata del Snapdragon 732G, que en el dispositivo que hemos probado va acompañado de 6 GB de RAM y dispone de 128 GB de almacenamiento (aunque hay versiones con 8 GB ó 64 GB).

Es el mismo procesador que incluyó su primo mayor, el POCO X3 NFC, lo cual nos indica que no es nuevo, pero que puede ser suficiente. En este caso efectivamente también lo es, sin apreciar que al móvil le falten recursos de hardware para ejecutar bien las apps más exigentes.

Algo positivo es que apenas se calienta. Hemos estado jugando tandas de 20-30 minutos sin percibir un aumento de temperatura notable, por lo que el diseño y la construcción parecen favorecer la disipación del calor.

En cuanto a los benchmarks, sólo hemos podido realizar con éxito uno de los tests habituales. Los móviles de Xiaomi en ocasiones nos dan errores en algunos, como es este caso, así que estaremos pendientes en la medida de lo posible de actualizar los resultados si las apps funcionasen quizás tras alguna actualización del sistema. Y en todo caso, cabe esperar un resultado similar al POCO X3.

Software: los fantasmas de pasado con una MIUI también “del pasado”

Xiaomi presentó MIUI 12.5 y entre todos los móviles a los que llegará en el segundo trimestre de 2021 no estaba éste incluido (no “existía” oficialmente), pero viendo que están todos los Redmi Note 9 cabe pensar que más adelante también se incluya a éste quizás en el tercero. Así, por ahora lo que tenemos en el Redmi Note 10 Pro es MIUI 12.0.1 sobre Android 11.

En la precarga de MIUI vemos lo habitual en las capas de personalización, en este caso pudiendo ya personalizar algunos aspectos e iniciar sesión/crearnos cuenta Mi si nos interesa.Sigue sin haber preselección de instalación de apps como vemos en One UI, aunque en principio en MIUI 12.5 se incluirá la posibilidad de desinstalarlas.

Esto lo comentamos porque seguimos encontrando bastante bloatware, es decir, apps propias y de terceros que pueden no interesarnos, como “Servicios y comentarios” o el navegador Mi, y que no siempre se pueden desinstalar en el caso de las primeras. Las de terceros y las de Google las podemos desinstalar si no nos sirven.

Cámaras: esperábamos más de un salto teóricamente cualitativo

Los 108 megapíxeles están de moda, y desde aquel Xiaomi Mi Note 10 que los estrenó vinieron para quedarse. Esta resolución, la más alta que hemos visto por ahora en dispositivos móviles, permite, sobre el papel, recortes más definidos y fotos de mayor detalle.

Más allá de esto, que representa el mayor salto con respecto al Redmi Note 9 Pro, el resto de la configuración es más bien conformista. Vemos cuatro cámaras traseras cuya descripción probablemente no nos sorprenda:

Cámara principal: sensor de 108 megapíxeles (1/1,52 pulgadas, 2,1 μm por píxel) con lente de 6 elementos con apertura ƒ/1.9.

Ultra gran angular: sensor de 8 megapíxeles con lente con campo de visión de 118 grados y apertura ƒ/2.2.

Telemacro” (macro para los amigos) con sensor de 5 megapíxeles y lente con apertura ƒ/2.4.

Sensor de 2 megapíxeles para profundidad con lente con apertura ƒ/2.4.

Cámara frontal con sensor de 16 megapíxeles y lente con apertura ƒ/2.45.

No dispone de estabilización óptica, aunque veremos que en vídeo se puede habilitar un modo de estabilización extra como solemos ver en los móviles de Xiaomi. En este caso, la resolución más alta para el vídeo con las cámaras traseras es 4K y 1080p para la frontal.

App de cámara

Es útil recordar cómo es la app de cámara de Xiaomi para ir advirtiendo las funciones y modos del Redmi Note 10 Pro. Se mantiene la interfaz que hemos visto hasta ahora, encontrando en este caso el modo macro y el de 108 megapíxeles además de los habituales, cada uno en un lugar.

El modo macro será la opción para usar esta cámara (tanto en fotografía como en vídeo), encontrándolo en el menú de hamburguesa que también incluye el temporizador, la cuadrícula y los ajustes entre otros elementos. El disparo a 108 megapíxeles lo encontraremos en la pestaña más o bien en el modo Pro, donde podremos además activar el disparo en RAW.

En la barra superior tenemos también los accesos directos de flash, HDR, “inteligencia artificial”, filtros y Google Lens. En la parte inferior las distintas pestañas y sobre ellas el cambio a gran angular y a los distintos zoom digitales.

Siendo éste un móvil de gama media, vemos recortes en algunas funciones como el vídeo o el modo Pro (no hay HDR en el vídeo ni peak focus en el modo Pro), pero aun así con las opciones que presenta y el hecho de poder editar los modos y parte de la interfaz hace que la app de Xiaomi nos parezca bastante completa y versátil.

Fuente: Xataka

× ¿Te ayudamos?