Respaldo: seis gobernadores le ponen el hombro a la vacuna rusa

Las postales del lunes de las conservadoras blancas arribando a las provincias en el reparto de las primeras 300 mil dosis de la Sputnik V viraron ayer a otra imagen común: por fin, el inicio de campaña de vacunación para un sector del personal médico.

En cada distrito hubo fotografías de rigor al primer vacunado (acaso en imágenes de archivo para la posteridad) de los operativos liderados por los gobiernos locales, tras la distribución centralizada por Nación. Y, en ese marco, un puñado de mandatarios cargó de más simbología al pinchazo, al dar un paso al frente para arremangarse hasta el hombro y recibir la vacuna made in Rusia: Axel Kicillof (Buenos Aires), Sergio Ziliotto (La Pampa), Jorge Capitanich (Chaco), Raúl Jalil (Catamarca), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Gustavo Valdés (Corrientes). En la galaxia PJ se podrían haber sumado más, pero como muchos superan las seis décadas, deberán esperar a que a nivel nacional se apruebe su uso (Rusia lo hizo pocos días atrás). Misma situación cabe para Alberto Fernández.

Correntino Valdés, el único de la oposición. Capitanich, otro PJ en poner el hombro

Al darse la vacuna, esos gobernadores buscaron una forma de llevar tranquilidad a la ciudadanía y pararse de un lado de la discusión que trascendió la arena sanitaria y se instaló en la política, si bien ningún gobernador hizo eco de especulaciones, más propias de dirigentes sin responsabilidad de gestión.

Incluso, entre los cinco gobernadores que se vacunaron aparece uno de los tres opositores: el correntino Valdés. “Es excelente y confiable; otorga el 92% de inmunidad”, dijo el radical, quien además resaltó que “el Gobierno nacional ha hecho una excelente gestión, tanto para conseguir la vacuna como en la distribución, que hizo de manera proporcional de acuerdo a la población a todas las provincias”. De paso, cortó con otra polémica: la de gobernadores más beneficiados que otros con el reparto, ya que el criterio poblacional hizo que en algunos distritos las dosis enviadas permitieran alcanzar a más profesionales de la salud por tener menos médicos por habitantes.

En esa línea también defendió a la Casa Rosada el salteño Gustavo Sáenz, quien apareció en la foto junto al primer vacunado, si bien él eludió la aguja, al menos en esta fase. “La distribución fue absolutamente federal para todas las provincias”, sostuvo el mandatario de Salta.

Gutiérrez buscó llevar tranquilidad a neuquinos

Además de Valdés, los otros dos gobernadores UCR, el mendocino Rodolfo Suarez y el jujeño Gerardo Morales, dieron señales a favor de que la población se vacune, si bien ellos prefirieron, como la mayor parte de los mandatarios, ceder el turno a los principales grupos de riesgo, como terapistas de unidades de cuidados intensivos y enfermeros.

Morales había generado polémica en la previa a la campaña, al indicar que si bien la vacuna era optativa, se haría firmar una declaración jurada a quienes no quisieran aplicársela. Y, ayer, su ministro de Salud, Gustavo Bouhid, dijo: “Eso muy importante que la población se vacune. Tenemos mejores posibilidades de enfrentar al coronavirus vacunados”. En el gobierno de Suarez, en tanto, la primera en vacunarse fue la titular de la cartera sanitaria, Ana María Nadal, quien destacó que “una de las soluciones concretas al covid es la inmunización a través de la vacuna”. “Esta vacuna que ha puesto a disposición la Nación es un principio de solución”, dijo.

Lo propio hicieron los peronistas Jalil y Ziliotto, de Catamarca y La Pampa, respectivamente

Entre los neutrales, el neuquino Gutiérrez (MPN) tras darse la dosis manifestó que “es un operativo que genera luz, fe, esperanza y es el principio de la etapa final de la pandemia, que va a llevar meses”. “Cuanto más rápido se avance en el proceso de vacunación, más rápido se construye la inmunidad colectiva”, acotó.

Del arco oficialista, bien temprano se vacunó Kicillof en La Plata, incluso antes de la señal de largada del operativo nacional. Éste estaba pautado para 9.30 y el bonaerense puso el brazo a las 8. Antes del mediodía fue el turno de Ziliotto, Capitanich y Jalil. Entre los gobernadores peronistas, algunos deberán esperar que se apruebe en los próximos días a nivel nacional la Sputnik V para mayores de 60 años, como Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gildo Insfrán (Formosa), Omar Perotti (Santa Fe), Juan Schiaretti (Córdoba), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) o Ricardo Quintela (La Rioja). Otros cedieron el lugar al personal médico, como Gustavo Bordet (Entre Ríos) o Juan Manzur (Tucumán), mientras que el sanjuanino Sergio Uñac se encuentra cursando el virus.

Fuente: Ámbito