Restricción en Córdoba: los tres posibles resultados y las variables claves

Frenar la ocupación de camas críticas Covid-19 en el sistema de salud provincial es uno de los objetivos de las restricciones nocturnas que se implementaron desde este lunes en casi 50 ciudades de la provincia de Córdoba. La proyección de la ocupación para los primeros días de octubre no es alentadora y quedará supeditada al acatamiento de la medida, entre otros factores no menos importantes.

Una nueva proyección de datos oficiales realizada por el doctor en Química y bioinformático, Rodrigo Quiroga, permite observar que, durante los primeros diez días de octubre, la curva de ocupación de camas críticas Covid-19 se mantendrá en ascenso, independientemente del grado de acatamiento de las personas a las restricciones nocturnas.

Como se ve en el modelo, Quiroga proyectó tres curvas según el nivel de efectividad de la medida que se implementó desde el lunes: en rojo, baja efectividad; en naranja, efectividad media; y en verde, alta efectividad. Cada curva se basa en el Número Reproductivo efectivo (R) que estima la velocidad con que una enfermedad puede propagarse en la población, considerando distintos factores que repercuten en la disminución de esa velocidad de contagio.

Sin embargo, el investigador del Conicet aclara: “Ahora es más difícil proyectar porque inciden varios factores además del ritmo de contagios: no sabemos qué nivel de acatamiento tendrá la medida restrictiva y no sabemos si efectivamente los contagios se producían mayoritariamente después de las 20 horas. Por lo tanto el margen de error de la curva es más grande”.

Además, entran en juego otras consideraciones muy importantes: el control del Estado de las medidas que se instauraron y la cantidad de agentes de salud disponibles para atender las camas críticas Covid-19 y no Covid-19.

Curva preocupante

La ocupación de camas críticas Covid-19 en el sistema de salud, tanto público como privado, es un dato objetivo que permite analizar el avance de la pandemia. Y, tal como habían anticipado desde el Ministerio de Salud provincial, tras superar el 60 por ciento de ocupación de esas camas, se tomaron medidas restrictivas tendientes a frenar el ritmo de los contagios y las internaciones.

A mediados de septiembre, en una entrevista con ElDoce.tv, Rodrigo Quiroga proyectó que para fines de este mes las internaciones en camas críticas Covid-19 sobrepasarían el 60 por ciento de ocupación. El cálculo tuvo una precisión irrefutable.

Para atender esa proyección, durante los últimos 15 días la Provincia amplió y refuncionalizó la prestación de unidades criticas Covid-19 a un total de 343 camas, de las cuales 50 fueron destinadas a centros de salud provinciales de Capital y 293 a hospitales del interior. Por lo tanto, ahora el número total de camas críticas Covid-19 asciende a 1.327, de las cuales están ocupadas 826 al día lunes de esta semana.

“La ocupación que calculan los distintos gobiernos, en general, es en base a camas totales y no en base al personal disponible: o sea, las camas que no tienen personal que las atiendan, las cuentan igual”, apuntó Quiroga.

Estimaciones

En contacto con este medio, Quiroga afirmó que el impacto de las medidas restrictivas se notará de 7 a 10 días posteriores a su implementación. “Dudo que esta medida sea suficiente debido a la velocidad de contagio que hay, sobre todo, en localidades chicas de la provincia. Si en 10 días no hay un efecto importante, tal vez haya que profundizar la medida o tomar otras”, manifestó.

Sin embargo, también consideró que con estas decisiones de las autoridades sanitarias “la gente empieza a tener noción de la gravedad de la situación” y esto puede influir en la disminución del ritmo de contagios.

Por otra parte, alertó que las imágenes de líderes políticos o referentes sociales utilizando mal las medidas de prevención de bioseguridad son contraproducentes. “Es un mensaje muy malo la imagen del presidente con el barbijo bajo”, señaló.

Fuente: El Doce TV

× ¿Te ayudamos?