Retos virales peligrosos: información de interés para familias y docentes

En esta nota, profesionales del Poder Judicial de San Luis explican en qué consisten tales desafíos que circulan en las redes, sus riesgos, y de qué modo prevenir que niños, niñas y adolescentes repliquen esas prácticas.

El acceso a la información a través de internet, ofrece la posibilidad a niños, niñas y adolescentes de ingresar a incontables y diversas fuentes de aprendizaje, espacios de entretenimiento y plataformas de intercambio social. Sin embargo, la conectividad ilimitada -especialmente sin supervisión–, presenta riesgos.

En los últimos años, se han popularizado los “retos” o “desafíos” virales, que consisten en acciones que se proponen en el entrono digital con el objetivo de que sean imitadas, compartidas y vistas por millones de personas alrededor del mundo.

Aunque la mayor parte de esos desafíos son inofensivos, también existen retos o “challenge” (como se los denomina usualmente en redes sociales) que resultan peligrosos y suponen un riesgo para la integridad psicofísica de sus participantes.

El abordaje de estos temas representa también un “reto” para muchos adultos: estar al tanto de las páginas web, redes sociales, aplicaciones y la gente con quien los chicos y las chicas interactúan en línea, no es tarea sencilla, pero es muy importante para ayudar a que el acceso al mundo digital sea seguro.

En esta nota, profesionales del Poder Judicial de San Luis hablan sobre los “retos virales”, sus riesgos, y de qué modo prevenir que niños, niñas y adolescentes participen de desafíos peligrosos que circulan en internet disfrazados de “entretenimiento”.

Nota al Ingeniero David Fuentes 

 Departamento de Delitos Complejos de la 1° Circunscripción Judicial 

¿Qué son los retos o desafíos virales?

A raíz del auge de la masificación de las redes sociales y sistemas de mensajería instantánea, se producen varios fenómenos, entre ellos, los retos o desafíos virales. Estos consisten en actividades, consignas o “prendas” que se proponen para que los seguidores o receptores las repliquen en sus ámbitos u hogares con el fin de entretener, generar interacción, influenciar o marcar tendencias.

Existen retos buenos, donde lo que se pretende es concientizar sobre alguna problemática, conseguir adhesión a campañas de ayuda. Estos retos son inofensivos y pretenden ser divertidos para el público.

Pero también existen retos peligrosos o con fines oscuros, en los que se trata de captar el interés de preadolescentes y adolescentes especialmente, para que éstos los practiquen.

Por ejemplo: tomarse selfies en lugares peligrosos, llevar al extremo capacidades físicas tales como resistencia a golpes, ingesta de cualquier cosa (comida, medicamentos, sustancias tóxicas, etc.), uso de pegamentos, desafíos con electricidad, probar estrangulamientos, fotografiarse semidesnudos, entre otros.

¿En qué redes sociales se difunden con mayor frecuencia?

Distintos medios tecnológicos son propicios para la difusión de los retos virales. No obstante, en la actualidad, se destaca el protagonismo de la aplicación TikTok, que es la más popular del momento para este tipo de retos.

Si bien en la mayoría de los casos se trata de retos inocentes con fines lúdicos, sistémicamente se cuelan retos virales peligrosos que se popularizan con una velocidad vertiginosa.

¿Cuáles son los desafíos virales más populares actualmente?

Es importante no darles difusión involuntaria para no contribuir a su viralización. Sin embargo, se puede mencionar que, debido a la pandemia y al confinamiento, proliferaron los retos en espacios cerrados e involucrando elementos domésticos y retos vinculados a la interacción temeraria con personas positivas de Covid-19 o contactos estrechos.   

¿Cuáles son los riesgos de este tipo de prácticas?

Los riesgos son variados: están aquellos que fomentan la auto flagelación, y los más extremos que pueden incentivar conductas suicidas.

Muchas veces los chicos no se dan cuenta de que pueden estar poniendo en riesgo su integridad física o su intimidad. Lo toman como un juego y, en el afán de competir, sentirse parte o conseguir popularidad, no dimensionan las consecuencias.

¿Qué pueden hacer los adultos (madres, padres, familiares, docentes, etc.) para detectar/prevenir que niños, niñas y adolescentes participen de desafíos virales peligrosos?

La base de todo reto viral es invitar a sus participantes a suplir la necesidad de atención, interacción, valoración y reconocimiento. Los padres de preadolescentes y adolescentes tienen una ventaja enorme ante todas estas influencias negativas de los desafíos virales.

Debemos destinar una buena parte de la agenda a pasar tiempo de calidad con ellos, haciendo actividades preferentemente alejados de la tecnología, y que se prime darle valor a la vida, apuntalándolos y preparándolos con principios sólidos para que cuando se vean desafiados a lastimarse o a exponerse, puedan cuidarse por sí mismos.

Debemos darles la atención que se merecen, mostrando un interés genuino por sus gustos y actividades, reconocerles sus habilidades y construir un dialogo que permita abordar las realidades que viven en las redes, -entre ellas, los retos virales peligrosos- y saber qué piensan al respecto.

Es importante el diálogo, ya que en caso de que detectemos una valoración que nos alarme, estaremos a tiempo para acompañarlos y, de ser necesario, buscar apoyo profesional.

Los docentes también tienen un rol muy importante para la concientización y prevención de estos temas. Poseen, sobre todo, el criterio como persona adulta y la posibilidad de identificar y detectar actitudes nocivas dentro de los innumerables retos virales.

Si se detecta un reto viral peligroso: ¿Se puede denunciar?

Sí. Se puede denunciar en la misma red social, para que no siga difundiéndose. Por ejemplo, en el caso de TikTok, se puede denunciar un video seleccionando la banderita que figura sobre el video, de allí se nos despliega un menú con múltiples opciones, entre ellas, se encuentra una categoría que es “Suicidio, autolesiones y actos peligrosos”. En general, todas las plataformas tienen esta opción de reportar o denunciar contenido, y se encuentra en un lugar accesible.

Y, según la gravedad del asunto, también es posible realizar la denuncia ante la justicia. En el caso del Poder Judicial de San Luis, por medio de las Oficinas de Recepción de Denuncias que funcionan en las tres circunscripciones. La denuncia se puede hacer por internet a través de la página “Mi denuncia” (https://midenuncia.justiciasanluis.gov.ar/), completando el formulario correspondiente.

Nota a la Licenciada Olga Pinto

Departamento de Psicología de la 3° Circunscripción Judicial

¿Por qué los retos virales son tan atractivos para niños, niñas y adolescentes?

En esa etapa de la vida, se encuentran en proceso de desarrollo de forma integral. Su cerebro está todavía en desarrollo, algo que los hace ser más impulsivos, provocando que actúen sin lograr valorar aún sus consecuencias.

Actúan para sentirse aceptados por los demás, especialmente por sus pares, sin valorar el peligro al que se someten. Esta necesidad, este sentimiento de pertenecer al grupo y conseguir popularidad, resulta ser uno de los principales motivos que llevan a niños, niñas y adolescentes a concretar estos juegos tan peligrosos, sumado también a lo dictatoriales que resultan las indicaciones de algunos retos.

¿Es posible detectar si un niño/a o adolescente está realizando ese tipo de prácticas riesgosas o es vulnerable a hacerlo?

Entiendo que para eso tenés que conocer del tema, conocer de redes sociales, manejar las redes y hablar de eso con los chicos. El problema es que no siempre el común de la gente puede hacerlo, por diversos motivos.

Por eso es importante trabajar en la prevención, proponer formaciones para padres y docentes, y también crear grupos de contención con los padres que han transitado por esas problemáticas con sus hijos.

Considero que los centros educativos, en todos sus niveles, siguen siendo los lugares apropiados para llegar a toda la comunidad.

Fuente: Periódico Judicial

× Whatsapp