River fue superior en la Bombonera y le ganó a Boca en el Superclásico

River le ganó a Boca en la Bombonera por 2 a 0 y se quedó con el Superclásico. En el primer tiempo, “Pity” Martínez abrió el marcador con una gran definición de volea, mientras que a los 23′ del complemento, Ignacio Scocco convirtió el segundo y amplió la diferencia sobre el conjunto de Barros Schelotto.

 

El conjunto de Gallardo se impuso con autoridad y buen juego frente al equipo “xeneize” que no puede hacer pie ni complicar a River pese al empuje de los volantes y los fallidos intentos de sus delanteros por doblegar a Armani.

 

El pitazo inicial de Mauro Vigliano sonó cinco minutos después de las 17:45, hora prevista para el comienzo del partido. En el inicio del clásico River logró tener el dominio de la pelota y posicionarse en campo “xeneize”. A los 4′ Borré desbordó por la derecha, sacó un centro que cruzó el área y expuso a Rossi, que intentó despejar y se quedó a mitad de camino.

 

La reacción de Boca fue rápida y contundente. En el primer avance, Benedetto se sacó de encima a Maidana con un enganche hacia adentro, apuntó y remató con potencia hacia del centro del arco de Armani. El arquero millonario se esforzó y con un manotazo sacó la pelota por arriba del travesaño. El arquero sufrió poco y respondió cada vez que Boca pudo llegar al área. Así volvió a demostrar su buen momento bajo los tres palos.

 

River presionó constantemente en la salida del fondo de Boca. Pratto y Borré exigieron a Magallán e Izquierdoz que tuvieron despejar con rapidez y sin rumbo concreto en reiteradas oportunidades. Esa decisión de mantener la presión cerca del área local le daría al conjunto de Gallardo un buen resultado en el corto plazo.

 

Boca tuvo dos chances más antes del entretiempo. Un remate de Jara se fue por arriba del travesaño y otro de Benedetto que Armani controló en dos tiempos. Al conjunto local le costó mucho tener la pelota y encontrar una salida clara por los costados. Pavón fue el único capaz de desequilibrar y complicar a la defensa de River con desbordes y centros al centro del área que nunca fueron determinantes. Su esfuerzo no alcanzó para poder romper la última línea de River y llegar al empate.

 

En los minutos finales, Armani sacó un cabezazo al ángulo de Almendra y evitó el descuento. Su atajada cerró el partido y le dio un broche de oro al triunfo de River. Fue una foto del encuentro. River fue inteligente tácticamente y marcó en el momento justo. Boca se hundió en su impotencia y en su falta de precisión.

Fuente: Infobae

× ¿Te ayudamos?