Robó los espejos de una moto y unas estampitas de una oficina de la Catedral

Si  bien la causa tiene una carátula liviana, la situación de Víctor Ibáñez todavía no se define. Desde el jueves está detenido en la comisaría primera, a disposición del Juzgado Correccional 2, tras haber sido atrapado luego de robar los espejos retrovisores y unas estampitas de una moto que estaba estacionada en la oficina de la Iglesia Catedral, frente a la Plaza Pringles.

 

Por eso la acusación es liviana: lo indagaron por hurto en grado de tentativa y su abogado defensor pidió la prórroga de defensa de los ocho días.

 

Ibáñez, según informó el jefe de la comisaría primera Rubén Ochoa, la detención del joven ocurrió el jueves pasado alrededor de las 18. Había entrado caminado a la galería que se abre tras la puerta lateral de la estructura lindante a la Catedral, contigua a la santería y donde se pueden hacer trámites. Un hombre lo vio salir y avisó a los motoristas que patrullaban el microcentro.

 

 

En la requisa le encontraron los espejos retrovisores de una Zanella ZB 110 de Claudia García Da Rosa, quien trabaja en la oficina administrativa del templo, y las estampitas. 

 

Los espejos fueron recuperados y Da Rosa radicó la denuncia en la seccional.