Rocca admitió pagos al gobierno kirchnerista por el caso Sidor

El CEO del Grupo Techint aclaró que en los últimos 12 años su empresa obtuvo solo 1% de la inversión del Ministerio de Planificación. Reconoció que su empleado “accedió a una exigencia de un apoyo” para la administración K.

 

“Yo comparto mucho la visión que nos propone el Presidente de una Argentina más transparente, de una Argentina donde priman las decisiones racionales, una Argentina con una mejor calidad institucional”, así se expresó Paolo Roca, titular de Techint, ante un auditorio repleto de dueños de empresas convocados por la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

 

“Me parece que todo lo que está pasando esta semana con las investigaciones en curso nos expone la diferencia entre el país en el cual estuvimos y en el cual queremos estar”, dijo el empresario y luego del encuentro tuvo que ir a declarar ante la Justicia.

 

Rocca no eludió el tema de los sobornos cuando dijo: “Techint no participó en el club de obra pública, de ninguna manera. A largo de los últimos 12 años, Techint logró el 1% de toda la inversión estatal… Estuvimos afuera porque no había condiciones para poder participar”, enfatizó Rocca.

 

Sin embargo, afirmó: “Fuimos conscientes de lo que pasaba, sí. Yo creo que sabíamos que las cosas no estaban bien, pero no fuimos ni cómplices ni participes”.

 

Donde sí admitió cierta culpabilidad fue con el caso de la empresa Sidor que tenían en Venezuela. Explicó que a partir de 2007 el hostigamiento de Hugo Chávez fue cada vez más fuerte, hasta que decidió la nacionalización de la empresa en abril de 2008. Rocca recordó que el proceso fue “muy complejo, con amenazas, con mucha violencia” y agregó “en esta circunstancia, por lo que entiendo, Luis Betnaza accedió a una exigencia del Gobierno de aquel entonces en un apoyo supuestamente para el compromiso que conllevaba a toda la gente del Ministerio en ese momento”.

 

De esta manera, Rocca admitió el soborno aunque responsabilizando primariamente a Betnaza dejando la impresión al auditorio de que Techint comenzaba a desprenderse públicamente de unos de sus principales directivos.

 

Ante la Justicia, Betnaza admitió desembolsos a funcionarios públicos a cambio de favores. Pero negó que hayan sido coimas. El único detenido de Techint en la causa que tramita Claudio Bonadio es Héctor Zabaleta, exdirector de la empresa. Betnaza señaló que los pagos que aparecen en los escritos del chofer de Roberto Baratta corresponden a exigencias del gobierno kirchnerista para interceder ante Hugo Chávez por la estatización de Sidor (Siderúrgica del Orinoco) por el que negociaban una compensación. Afirmó que se trató de cuotas mensuales -probablemente tres- de u$s 100.000 para destrabar el acuerdo.

× ¿Te ayudamos?