Rolls de chocolate amargo y café con pocos ingredientes

Si eres fanático de los rolls de canela, seguramente estos riquísimos rolls de chocolate amargo y café se conviertan en uno de tus panes dulces favoritos para acompañar tu infusión, tanto en el desayuno como por la tarde.

Lo mejor es que son súper fáciles de hacer y se necesitan muy pocos ingredientes, lo que los convierte en la mejor alternativa cuando tienes invitados sorpresa y no sabes qué ofrecerles.

¿Cómo preparar unos deliciosos rolls de chocolate amargo y café?

Ingredientes                             

Para el relleno

  • 1 cucharada de mantequilla derretida sin sal 
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo
  • 2 cucharaditas de espresso instantáneo en polvo
  • 65 g de azúcar morena 
  • 100 g de chispas de chocolate

Para la masa

  • 450 g de harina con levadura, más estirar 
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 100 g de mantequilla sin sal, derretida, más extra para engrasar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 yemas de huevos
  • 200 ml de leche entera, más extra para glasear

Para el frosting

  • 2 cucharadas de agua hirviendo
  • 2 cucharaditas de espresso instantáneo en polvo 
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal, ablandada
  • 2 cucharadas de queso crema con toda la grasa
  • 125 g de azúcar glas, tamizada

Preparación 

Haz el relleno mezclando la mantequilla derretida, el cacao en polvo, el espresso en polvo, el azúcar morena y los chips de chocolate. Reserva por un momento.

Engrasa un molde para pastel redondo de 20 cm de fondo suelto. Precalienta el horno a 180ºC.

Para la masa, pon en un recipiente la harina con la levadura, la sal y el azúcar, y mezcla rápidamente.

Coloca la mantequilla derretida, la esencia de vainilla, las yemas de huevo y la leche en un recipiente más pequeño y bate hasta que se integren.

Haz un hueco en el centro de los ingredientes secos y vierte los ingredientes húmedos. Usa una espátula para mezclarlo todo. Luego, mete las manos y junta todo hasta que tengas una masa suave.

Echa un poco de harina en una superficie de trabajo y pon la masa encima. Estírala en un rectángulo de unos 30 x 25 cm.

Vierte el relleno por toda la masa, de manera uniforme, asegurándote de llegar hasta los bordes. 

Enróllalo, comenzando desde el borde largo del rectángulo, hacia ti.

Corta el rollo en 9 pedazos iguales y colócalos en el molde para pastel. Usando la parte regordeta de tus manos, presiónalos un poco; esto hará que los rollos se peguen.

“Pinta” con leche la superficie y llévalos al horno durante 30 a 35 minutos. Sabrás que están listos cuando estén dorados en la parte superior y los rollos comiencen a separarse unos de otros.

Al sacarlos, es momento de preparar el frosting mezclando el agua hirviendo y el café espresso en polvo. Deja enfriar la mezcla unos minutos, luego agrega la mantequilla, el queso crema y el azúcar glas, y mezcla hasta obtener un glaseado espeso con sabor a café. 

Vierte todo el frosting por encima de los rollos de chocolate amargo y café. Espera unos minutos y listo, ¡ya los puedes disfrutar!

Fuente: MDZ