Rosario cerca del colapso: médicos tienen que elegir a qué pacientes tratar primero

La ciudad de Rosario tiene ocupación total en terapia intensiva en varios de sus hospitales y los médicos, según confirmaron ellos mismos, ya tienen que decidir quiénes son los pacientes que tienen prioridad para ocupar camas UTI.

“La ocupación ahora es del ciento por ciento. Estamos con un lleno total. Van a bajar un paciente y subir a otro. Estamos así desde hace dos semanas”, relató el médico terapista Juan Carlos Pendino, en declaraciones que reproduce el diario La Capital.

Pendino trabaja en el Hospital Centenario. Pero no es el único que pasa por esa situación en Rosario. Lo mismo sucede en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

“Hace días que venimos priorizando pacientes. Cuando tenés una sola cama y decidís a quién subís a la terapia y quién espera en la sala general priorizás, y en ese tiempo en el que buscás cama para el que menos cuidados necesita, el riesgo es demorar la atención”, sentenció Miguel Tortorelli, médico intensivista del Heca desde hace 25 años.

Cómo es el protocolo de la “última cama”

El protocolo de la “Última cama” que se debe seguir ante el colapso sanitario por la segunda ola de coronavirus en Argentina tiene una serie de criterios regulados por las autoridades sanitarias para enfrentar la dramática definición de a quién asistir con respirador y a quién relegar. La experiencia europea en la primera ola del año pasado fue dramática.

En caso de que dos o más enfermos al mismo tiempo necesiten ser internados en terapia intensiva y exista, por ejemplo, una sola cama, los hospitales deberán resolver a través de sus Comité de Ética, tendrán que seleccionar que paciente la recibirá primero y quién será relegado.

El protocolo de la “Última Cama” vigente

En algunos centros de salud, esas normas están escritas. En otros no, pero toman como marco general las recomendaciones realizadas por el Comité de Ética y Derechos Humanos en Pandemia COVID-19. Se trata de un organismo autónomo, creado por la resolución 1092 del Ministerio de Salud de la Nación, del 23 de junio del 2020, elaborado a instancia del entonces responsable del área, Ginés González García.

Las recomendaciones están basadas en certezas científicas, pero también aborda cuestiones morales y éticas. Describe criterios, por ejemplo, de “respeto igualitario” y de “no discriminación” para los pacientes en igual oportunidad de sobrevida. Es decir que no se debería decidir si a un paciente se le asigna o no un respirador por su raza, credo, condición sexual o social, entre otras.

Fuente: Diario de Cuyo

× Whatsapp