Hallaron a un joven maniatado, amordazado y asesinado con un balazo en la cabeza

Un joven de 23 años fue encontrado este lunes maniatado, amordazado y asesinado de un tiro en la cabeza en una casa abandonada del barrio 7 de Septiembre en Rosario y se investiga un crimen mafioso. Con este caso, el número de homicidios en el departamento Rosario ascendió a 221 en lo que va del año.

Según confirmaron fuentes oficiales, el cuerpo fue hallado en una casa de pasillo abandonada, ubicada sobre la calle Juan B. Justo al 8700 del barrio 7 de Septiembre, en el extremo noroeste de la ciudad santafecina.

“Parece que fue un crimen muy improvisado, estaba maniatado con cables coaxiales que estaban en el lugar y en la boca tenía una tela que se corresponden a una cortina que estaba en el mismo patio donde lo mataron”, detalló en rueda de prensa el fiscal de homicidios dolosos de turno en Rosario Adrián Spelta, a cargo de la investigación.

Sobre la mecánica del hecho, dijo que se investiga si la víctima fue asesinada frente a un búnker de narcomenudeo: “Es una casa abandonada en el mismo pasillo donde se vendían estupefacientes”, precisó Spelta y sostuvo que los presuntos agresores se encontraban en esa locación.

“Acá tuvo un conflicto con personas que viven en el domicilio de enfrente, que sería usado como un búnker de droga”, agregó el funcionario judicial desde el lugar donde ocurrió el hecho.

Según las primeras averiguaciones, el fiscal indicó que el joven asesinado era un conocido del barrio que si bien no vivía en el pasillo donde lo mataron, “transitaba por el barrio y se lo conoce con el apodo ‘El paraguayo’, que podría ser su nacionalidad”.

El fiscal mencionó que la muerte de la víctima se produjo a la madrugada, que “es la misma hora en que se escuchó un disparo, según la pericia preliminar que hizo la médica de policía. Entrevistamos a vecinos, pero nadie nos pudo adelantar datos de interés”.

El cuerpo fue trasladado al Instituto Médico Legal de la Unidad Regional II de Rosario para la autopsia de rigor y su identificación. La principal hipótesis vincula el caso a las bandas delictivas que operan en los barrios de la periferia de Rosario con la venta de drogas al menudeo.

En la zona se vivieron momentos de mucha tensión poco antes de que se descubriera el homicidio por un hecho de robo calificado en una vivienda ubicada muy cercana al lugar del crimen. Spelta consideró que, en principio, el asalto no tendría vinculación con la muerte del “Paraguayo”. “Uno es un hecho de robo en el que trabaja la Fiscalía de Flagrancia y otro es un homicidio”, aclaró.

Fuente: TN