Rossi lanzó su precandidatura a presidente y prometió anular la reforma previsional

Agustín Rossi lanzó su precandidatura a presidente por Unidad Ciudadana que estará sujetada a la decisión de participar o no de Cristina Kirchner.

“Es un precandidato con mucha humildad. Es el único que dijo que si Cristina se presenta se baja. Siempre con la conducción de Cristina” destacó la senadora Nancy González quien integró la comitiva de ex funcionarios y dirigentes del kirchnerismo que acompañó a Rossi.

Mientras se desarrollaba el acto en Rosario, Máximo Kirchner cerraba un plenario de Unidad Ciudadana en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y en Villaguay, Entre Ríos, Sergio Urribarri encabezaba otro encuentro. El video de Cristina donde asegura que “entre todos podemos volver a construir un país mejor” se proyectó en todas las pantallas.

Por su parte, Rossi prefirió centrarse en las propuestas en vez de desplegar toda la artillería contra el gobierno de Macri y presentó su plan de gobierno con el eje puesto en la recuperación económica, la reforma en la justicia y la corrupción.

“Tenemos que obligar al gobierno que deje de discutir el pasado y que empiece a discutir el futuro. No peleemos tanto con el gobierno, porque si quieren seguir hablando del pasado hay que dejarlo que discuta solo como loco malo, hablémosle al pueblo argentino”reclamó el diputado.

Por lo tanto, Rossi propuso una “economía con rostro humano” y a revisar las políticas económicas del macrismo y se comprometió a “firmar un decreto que derogue la perversa reforma previsional y a garantizar paritarias libres” para recuperar el poder adquisitivo del salario.

“Es una vergüenza que nuestro país tenga la tasa de interés más alta, es imposible imaginarse un desarrollo productivo con una tasa de estas características” y para ello consideró la necesidad de volver a regular el mercado cambiario para parar la fuga de capitales.

Además, propuso “volver a reactivar ese 48 por ciento de capacidad ociosa de las industrias” reactivando el consumo y apostando al mercado interno: “Somos defensores de la inversión extranjera directa pero lo que necesita la economía es crear consumo y terminar con la importación indiscriminada”.

Rossi también ensayó un mensaje reconciliador con los sectores del campo luego de haber sido una de las principales espadas del kirchnerismo durante la discusión por la 125: “Hemos tenido diferencias, les propongo dejar de lado las diferencias y trabajemos juntos para beneficio de todos los argentinos”.

En su propuesta, prometió segmentar las políticas de derechos de exportación, uno de los principales reclamos en la crisis del 2008, sobre todo de Federación Agraria: “No va a haber más derechos de exportaciones de los que existió durante este gobierno y que los pequeños y medianos productores van a pagar menos retenciones de los que pagan los más grandes. Vamos a segmentar las políticas de derechos de exportación” instó.

“El presidente de la Nación tiene una mirada antigua, espero que el G20 lo haya despejado un poquito” chicaneó y aseguró que en el mundo “no hay una globalización comercial, sino financiera. Todos -los gobiernos- protegen la industria y la producción y es un desafío que tenemos”.

En sintonía con la mayoría de los economistas, opositores y no tanto, reconoció la necesidad de sentarse a renegociar la deuda con el Fondo pero “no voy a andar llorando por la herencia, que va a ser terrible, sino que nos vamos a concentrar en resolver los problemas de los argentinos”.

En cuento al Poder Judicial, apuntó contra el “matrimonio putrefacto entre la Side y Comodoro Py que extorsiona a la democracia” y propuso “terminar con los servicios de inteligencia que se dedican a hacer operaciones contra los dirigentes políticos, sociales y gremiales. Es el único país en el mundo donde los servicios son personajes públicos” sostuvo.

Respecto a la corrupción, que mantiene a varios ex funcionarios del gobierno anterior comprometidos, evitó hacer mención a las causas aunque prometió a “no tener una Laurita Alonso en la Oficina Anticorrupción. Vamos a dársela a un dirigente de la oposición que investigue lo que tenga que investigar y que controle lo que tenga que controlar. No tenemos nada que esconder”.

“Me comprometo a no tener cuentas en el exterior, ni cuentas offshore como tampoco ningún funcionario de mi gobierno. Es una vergüenza que tengamos un presidente que siga defendiendo la tenencia de cuentas offshore y que diga abiertamente que es habitual en el mundo de los negocios” disparó.

En otro momento, hizo alusión a la revolución de las mujeres y prometió darle rango ministerial al Instituto Nacional de las Mujeres: “el feminismo se desarrollará plenamente con un gobierno nacional y popular porque es el que otorga derechos, los liberales conservadores siempre los cercenan” remató.

 

Fuente: La Política Online