Rusia 2018 tendrá un finalista inesperado

Inglaterra, Colombia, Rusia, Croacia, Suiza o Suecia. Uno de esas seis selecciones va a ser finalista del Mundial 2018. Así de sorprendente es esta Copa.

Solo dos de esas seis (Inglaterra y Suecia) llegaron alguna vez a la instancia final; y sólo una (Inglaterra) fue campeona.

Los inesperados resultados de la primera fase del Mundial dejaron todo encaminado para que una selección pueda hacer historia (más que la que implica el sólo hecho de jugar las instancias finales de este tipo de campeonatos).

La llave de la fase eliminatoria colocó a los potenciales candidatos (Brasil, Francia, Argentina) de un solo lado, mientras que del otro se ubicaron selecciones con menor renombre (Inglaterra, Colombia, Rusia y demás).

Por eso, las seis selecciones que no estaban en la consideración de nadie en la previa, hoy pueden marcar el ritmo de un torneo que tiró por la borda todos los pronósticos.

Alemania, campeona vigente, quedó en el camino en primera ronda. Argentina no pudo con Francia (ni con su alma) y se fue en octavos, tras una agónica clasificación como segunda de su grupo. España hizo gala de la posesión inofensiva del balón y nunca pudo doblegar a Rusia, que refugiada atrás todo el partido, le ganó por penales. Así quedaron en el camino tres equipos candidatos.

Los otros dos, Brasil el principal y Francia un escalón más abajo, se cruzarán, si llegan, en semifinales. Ambos vienen por el lado más complicado del cuadro: también está Bélgica, que mostró buen juego, tiene un interesante plantel y un potencial que bien podría aprovechar en este loco Mundial.

 

Los potenciales finalistas inesperados

Suecia, que juega el martes contra Suiza, llegó a la final de una Copa del Mundo en 1958 cuando fue la anfitriona. Cayó en el último partido contra Brasil por 5 a 2. Ese día, un joven Pelé (tenía 17 años) marcó dos goles y la Verdeamarelha consiguió el primero de sus 5 títulos mundiales.

Inglaterra también llegó a la final por única vez cuando organizó el torneo. Fue en 1966 y logró su primer (y hasta ahora solitario) campeonato. La obtención del título estuvo cargado de polémica: en los 90 minutos fue empate entre el local y Alemania Federal 2-2, pero en la prórroga, George Hurst anotó el “gol fantasma” que encaminó a los ingleses hacia el título.

El delantero remató, la pelota dio en el travesaño y picó en la línea. El árbitro convalidó la anotación. Después, Inglaterra ganaría 4-2.
Suiza y Colombia, otros dos posibles finalistas, tuvieron como actuación más destacada llegar hasta los cuartos de final de un Mundial: los europeos lo hicieron en sus primeras participaciones (1934, 1938 y 1954), cuando no había octavos de final, mientras que los sudamericanos lo lograron en Brasil 2014, de la mano de José Néstor Pekerman, el DT actual.

Croacia tuvo su mejor actuación en 1998, cuando jugó por primera vez. Antes, sus jugadores representaban a Yugoslavia, desmembrada en 1990. Los croatas aquella vez también enfrentaron a Argentina en fase de grupos y cayeron luego en semifinales contra Francia. En el partido por el tercer puesto le ganaron a Holanda. En sus tres participaciones siguientes (Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014) se quedaron en primera ronda.

Rusia, anfitrión del torneo, nunca pasó de primera ronda desde el desmembramiento de la URSS. Como selección, la Unión Soviética sí era un rival complicado para cualquiera, aunque su mejor actuación fue llegar a semifinales en 1966, en la Copa del Mundo que ganó Inglaterra.
Los inesperados resultados de Rusia 2018 le darán a uno de los seis equipos la posibilidad de estar a 90 minutos de la gloria. ¿La alcanzarán?.

 

 

Por Facundo Insegna.