Saladillo se adelantó y ya aplica restricciones para frenar contagios de coronavirus

Ante un pico de casos de coronavirus registrado entre finales de marzo y comienzo de abril, la Municipalidad de Saladillo aplicó una serie de restricciones que le permitió cortar la cadena de contagios.

Desde el 22 de marzo hasta el lunes 5 de abril, la localidad del departamento Pringles acumuló 30 casos positivos, el número más alto desde el inicio de la pandemia. Por eso, el intendente comisionado David Becerra decidió una serie de medidas para frenar los contagios.

Audio: David Becerra, intendente de Saladillo

“Ya estamos más tranquilos porque no hubo más contagios, se redujo el disparo que tuvimos; pudimos hacer las cápsulas y tomar medidas rápidamente; también se pudo hacer la trazabilidad para que los contactos estrechos no se movieran de sus lugares”, explicó el jefe municipal, en declaraciones a Radio Ciudad.

Hasta este jueves, la localidad pudo reducir los casos activos: en la actualidad quedan solo 18, de los cuales 14 serán dados de alta el sábado.

“Hicimos tres burbujas para determinar bien de dónde vienen los contagios. Pueden ser de un velorio de un hombre en una localidad de la zona, al que fueron sus hermanas de acá de Saladillo y al regresar contagiaron a la madre; o de un grupo de chicos que se fue a jugar al fútbol a La Toma, porque la cancha sintética de Saladillo está cerrada; o de dos trabajadores de Paladini que dieron positivo, ya que no hay medidas en esa empresa, cuidan más la economía que la salud de sus empleados”, detalló Becerra.

Ante el panorama, el intendente comisionado decidió restricciones que luego comunicó al Comité de Crisis provincial. “Me pidieron que la próxima vez les pasemos con tiempo para que nos puedan asesorar, yo tomé las medidas y las informé al día siguiente”, contó el jefe comunal.

La Municipalidad de Saladillo tiene su propio Comité de Crisis, que cuenta con el asesoramiento de un médico, un profesor y un abogado; para estas últimas medidas, además, fueron consultadas las autoridades del Centro de Salud y de la escuela, afirmó Becerra.

El intendente destacó también que desde el centro de salud de La Toma va un equipo para realizar los hisopados una vez por semana. “No se van hasta que el último saladillense es hisopado”, resaltó.

Para recibir la vacuna contra el Covid-19, los habitantes de Saladillo deben viajar a La Toma, a unos 30 kilómetros de distancia. “Nosotros los trasladamos para que los vacunen a todos juntos, no tienen contacto en la espera con otras personas, y volvemos todos juntos”, describió Becerra.

De la población de riesgo (adultos mayores y personas con enfermedades que pudieran agravar su cuadro), unos 100 saladillenses ya fueron vacunados. “Es el 25 por ciento de los grupos de riesgo”, explicó el Intendente.  

“El virus no viene a buscarnos, nosotros salimos a buscarlo. Somos conscientes que nos vamos a contagiar, pero que llegue cuando tiene que llegar”, agregó.

Mientras se aguardan el Decreto Presidencial con nuevas restricciones y las medidas que pudiera adoptar el Comité de Crisis provincial, las medidas que rigen en Saladillo hasta el 12 de abril son:

× ¿Te ayudamos?