San Juan: El Parque de la Biodiversidad comenzó a producir árboles nativos

El área dependiente de la Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable arrancó con la primera producción de forestales del año. Se trata de especies arbóreas y ornamentales.

La Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable, a través del Parque de la Biodiversidad, cuenta con un Vivero de Especies Nativas, único en la provincia.

El objetivo principal es la producción de plantas y árboles autóctonos destinados a reforestar áreas degradadas tanto por actividad humana como por impactos naturales. El promedio anual de producción en el vivero es aproximadamente de diez mil plantines.

En esta primera etapa se sembraron 2000 semillas en recipientes especiales llamados “speedlings”, de especies como espinillo, retamo, cina cina, algarrobo blanco, chañar, brea, lagaña de perro y acacia mansa. Luego que se desarrollen, serán retiradas de estos recipientes y trasplantadas a macetas de mayor tamaño para su correcto crecimiento. Esta técnica permite lograr un mayor número en la producción, evitando en su trasplante el ingreso de enfermedades a las raíces con respecto a técnicas como la extracción de plántulas en cajoneras, donde su raíz sale desnuda y suelen sufrir rupturas.

Para el funcionamiento del Vivero de Plantas Nativas, se deben llevar a cabo una serie de etapas, realizadas por personal capacitado para ello.

1º Colecta de semillas: se realizan viajes de campo a distintos departamentos (Valle Fértil, Calingasta, Gran San Juan, entre otros), donde se colectan semillas de las especies nativas, tanto de la planta madre como del suelo

2º Limpieza, selección, desinfección y almacenamiento: en el vivero, se limpian las semillas colectadas, eliminado las rotas, atacadas por insectos, o físicamente inviables por otras causas.

3º Producción: se prepara el sustrato para siembra con arena fina, tierra, y compost. Se llenan macetas y se colocan en lotes identificados.

Previo a la siembra, las semillas deben ser escarificadas, que consiste en métodos mecánicos o manuales que permiten romper la cubierta seminal para facilitar su germinación. Luego se colocan en bandejas con agua durante un día para su hidratación.

Para la siembra, se coloca una semilla hidratada por maceta en su lote correspondiente.

4º Mantenimiento: se riega periódicamente las macetas para mantener el sustrato húmedo, como así también el riego y limpieza de los umbráculos.

Fuente: Revista Nuevas Energías

× ¿Te ayudamos?