San Luis se sumó al pedido de “justicia por Fernando”

Al igual que en otras ciudades del país, en la ciudad de San Luis hubo una nutrida concurrencia a la marcha convocada para este martes para pedir justicia por el crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado a la salida de un boliche de Villa Gesell por un grupo de rugbiers.

Con fotos, carteles, banderas y canticos, vecinos de la capital puntana se movilizaron durante la tarde, en un reclamo que se replicó en todo el país y algunas ciudades del exterior. La concentración principal, con la participación de familiares y amigos de la víctima, se realizó frente al Congreso de la Nación.

El estado de la causa contra los rugbiers

Mañana miércoles por la mañana los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa serán indagados a partir de las 8 por la fiscal Verónica Zamboni en la sede de la Fiscalía N° 6 de Villa Gesell. El Servicio Penitenciario Bonaerense ya recibió el pedido de traslado para que a primera hora de mañana los imputados –todos acusados como autores materiales del homicidio ocurrido el 18 de enero– sean enviados desde la Unidad Penal N° 6 de Dolores donde permanecen alojados.

Distinta es la situación para Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, acusados de ser partícipes necesarios. Según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, los dos imputados que fueron liberados están citados para presentarse para ser indagados la semana que viene.

Este martes, por otra parte, se suspendió la audiencia de recusación que había sido solicitada por el abogado defensor Hugo Tomei, quien apuntó contra la fiscal Zamboni por lo que considera diversas irregularidades en la producción de la prueba del expediente y planteó que el fin de semana que los rugbiers fueron detenidos no se cumplió correctamente con las formas que establece el Código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires.

Entre sus argumentos, Tomei sostuvo que al momento de su detención y la instancia de declaración indagatoria no se llevaron a cabo correctamente las formalidades de lectura de los derechos que asisten a los imputados, el informe detallado de los hechos que se les imputan y la exhibición de las pruebas.

Las actas de ese domingo por la noche, denuncian, exhiben diferencias de apenas minutos entre cada una de las indagatorias, en las que los rugbiers hicieron uso de su derecho de negarse a declarar.

Es por eso que le endilgan a la fiscal, dos secretarios de la fiscalía y la defensora oficial los delitos de “falsedad ideológica de un instrumento público”, “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y “privación ilegítima de la libertad”.

Mientras avanza la investigación para terminar de esclarecer el brutal crimen y el grado de responsabilidad que tuvieron cada uno de los acusados, en las últimas horas se filtraron más fotos de los rugbiers que fueron tomadas minutos después de haber cometido el homicidio. En una de ellas se ve a seis de los diez imputados sonrientes y acompañados de un joven que hasta el momento no fue identificado.

En otras dos imágenes, se observa a Máximo Thomsen y Lucas Pertossi comiendo en un local de comidas rápidas, poco más de media hora después de la selfie.

San Luis se sumó al pedido de “justicia por Fernando”

Al igual que en otras ciudades del país, en la ciudad de San Luis hubo una nutrida concurrencia a la marcha convocada para este martes para pedir justicia por el crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado a la salida de un boliche de Villa Gesell por un grupo de rugbiers.

Con fotos, carteles, banderas y canticos, vecinos de la capital puntana se movilizaron durante la tarde, en un reclamo que se replicó en todo el país y algunas ciudades del exterior. La concentración principal, con la participación de familiares y amigos de la víctima, se realizó frente al Congreso de la Nación.

El estado de la causa contra los rugbiers

Mañana miércoles por la mañana los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa serán indagados a partir de las 8 por la fiscal Verónica Zamboni en la sede de la Fiscalía N° 6 de Villa Gesell. El Servicio Penitenciario Bonaerense ya recibió el pedido de traslado para que a primera hora de mañana los imputados –todos acusados como autores materiales del homicidio ocurrido el 18 de enero– sean enviados desde la Unidad Penal N° 6 de Dolores donde permanecen alojados.

Distinta es la situación para Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, acusados de ser partícipes necesarios. Según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, los dos imputados que fueron liberados están citados para presentarse para ser indagados la semana que viene.

Este martes, por otra parte, se suspendió la audiencia de recusación que había sido solicitada por el abogado defensor Hugo Tomei, quien apuntó contra la fiscal Zamboni por lo que considera diversas irregularidades en la producción de la prueba del expediente y planteó que el fin de semana que los rugbiers fueron detenidos no se cumplió correctamente con las formas que establece el Código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires.

Entre sus argumentos, Tomei sostuvo que al momento de su detención y la instancia de declaración indagatoria no se llevaron a cabo correctamente las formalidades de lectura de los derechos que asisten a los imputados, el informe detallado de los hechos que se les imputan y la exhibición de las pruebas.

Las actas de ese domingo por la noche, denuncian, exhiben diferencias de apenas minutos entre cada una de las indagatorias, en las que los rugbiers hicieron uso de su derecho de negarse a declarar.

Es por eso que le endilgan a la fiscal, dos secretarios de la fiscalía y la defensora oficial los delitos de “falsedad ideológica de un instrumento público”, “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y “privación ilegítima de la libertad”.

Mientras avanza la investigación para terminar de esclarecer el brutal crimen y el grado de responsabilidad que tuvieron cada uno de los acusados, en las últimas horas se filtraron más fotos de los rugbiers que fueron tomadas minutos después de haber cometido el homicidio. En una de ellas se ve a seis de los diez imputados sonrientes y acompañados de un joven que hasta el momento no fue identificado.

En otras dos imágenes, se observa a Máximo Thomsen y Lucas Pertossi comiendo en un local de comidas rápidas, poco más de media hora después de la selfie.

× Whatsapp