San Luis, una de las 30 “capitales alternas” propuestas por Alberto Fernández

El Gobierno argentino pretende declarar 30 ciudades como “capitales alternas” y desde Presidencia ya elaboraron un proyecto de ley, firmado por el mandatario peronista, Alberto Fernández, para ser votado próximamente en el Congreso.

En principio, el objetivo es federalizar la gestión pública, y para eso se planea mover la administración central a distintas urbes del país, cambiando de sede una vez por mes. En otras palabras, se mudarían las habituales reuniones del Ejecutivo, que estarían a cargo del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro.

Así, Fernández cumpliría su promesa de campaña, de conformar un gabinete federal. La intención del Frente de Todos es “profundizar la implementación de políticas de descentralización, acercar la gestión y los asuntos de gobierno a todo el territorio nacional”, según las palabras del presidente.

De hecho, aquel jefe de Estado se comprometió a visitar todas las capitales alternativas en un plazo de dos años, aunque se espera que lo haga con un equipo reducido: sería un número máximo de diez funcionarios, con incidencia en las políticas públicas de esas zonas. Los encuentros también podrían incluir a otros miembros del Ejecutivo nacional y representantes de la sociedad civil.

Además, en caso de aprobarse la normativa, es posible que algunas dependencias del Estado se radiquen de forma definitiva fuera de la Ciudad de Buenos Aires, actual capital del país sudamericano. De esta forma, el Gobierno de Fernández sostiene que se podrían responder mejor a las problemáticas de distintas regiones.

Las ciudades elegidas por Presidencia

En el listado de posibles capitales momentáneas, al cual tuvo acceso este medio, se destacan algunas ciudades muy importantes para el país del Cono Sur, como Rosario (provincia de Santa Fe), San Luis (actual capital de la provincia homónima), la turística Bariloche (Río Negro), la petrolera Comodoro Rivadavia (el distrito más poblado de Chubut) y Formosa (capital del distrito que lleva su mismo nombre).  

Las restantes son: Tinogasta (Catamarca), Río Cuarto (Córdoba), Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco), Goya (Corrientes), San Pedro (Jujuy), General Pico (La Pampa), Chilecito (La Rioja), Guaymallén (Mendoza), Oberá (Misiones), Cutral Có (Neuquén), Orán (Salta), Caucete (San Luis), Caleta Olivia (Santa Cruz), La Banda (Santiago del Estero), Río Grande (Tierra del Fuego) y Monteros (Tucumán). Así, se refleja la intención de colocar sedes administrativas en urbes que, hasta ahora, tenían menor relevancia política.

Además, aparece Concordia (Entre Ríos), reconocida como el lugar más pobre del país, el mismo distrito donde se inició el plan federal de la tarjeta alimentaria para cubrir el déficit nutricional. Sobre la Provincia de Buenos Aires, la zona más poblada de Argentina, Fernández también quiere mudar su gabinete al humilde partido de La Matanza, una valiosa circunscripción electoral, y General Pueyrredón. En esos casos, se trata de territorios que contienen varias ciudades en su interior.

 

Con información de RT

× Whatsapp