Hoy, 3 de noviembre, se celebra el Día del Sándwich

Todos los 3 de noviembre, se celebra el Día Mundial del Sándwich por la fecha de  nacimiento del inglés John Montagu IV, conde de Sándwich. ¿Cuál es su relación? Este hombre fue el primero en poner un trozo de carne entre dos rebanadas de pan y así preparar un nuevo plato.

Lo curioso de la situación es que no existía un objetivo netamente culinario, sino que Montagu simplemente quería degustar su comida sin ensuciarse los dedos y así poder jugar tranquilamente a las cartas.

Actualmente, la variedad de los sandwiches es casi infinita y despierta la pasión de millones de personas en cualquier parte del planeta y con gustos muy diversos.

Definición de la Real Academia Española

Desde 1927, es un “emparedado hecho con dos rebanadas de pan de molde entre las que se coloca jamón, queso, embutido, vegetales u otros alimentos”.

El creador

Si bien existe información escueta sobre la vida de John Montagu IV, se sabe que nació en 1718 y falleció en 1792, siendo un hombre importante para su época en Gran Bretaña. Tras ser educado en los mejores colegios, ocupó cargos importantes como embajador plenipotenciario, primer lord del Almirantazgo, lord Justicia y vicetesorero adjunto de Irlanda.

Los mismos son comparables con cargos actuales como ministro de Correos y Telecomunicaciones, primer lord del Almirantazgo y secretario de Estado.

A pesar de luego ser reconocido mundialmente por reclamar su creación, la fama le llegó con el descubrimiento de James Cook de un archipiélago en el Atlántico al que puso el nombre de Islas Sándwich, en honor al conde que había costeado los gastos de la expedición. Hoy en día se conocen como Hawái, pero aún mantienen su denominación las islas Sandwich del Sur, a las que se les agregó “del Sur”, para distinguirlas de las primeras “islas Sándwich”.

Aunque esta es solo la historia más contada, ya que hay versiones que indican que no lo inventó él, sino que fue su cocinero, que tuvo que idear una comida con la que el conde no se manchara las manos mientras jugaba a las cartas porque este era un jugador empedernido que podía pasar días y noches sin apartarse de la mesa de juego.

Fuente: EL LITORAL