Se escucharon en Diputados las primeras voces sobre la despenalización del aborto

Abogados, especialistas y figuras públicas abrieron este martes la primera audiencia pública sobre el debate de la despenalización y legalización del aborto. El grupo de los oradores a favor del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo expuso durante la mañana, en el Anexo C de la Cámara de Diputados, en un clima cordial y protocolar que sólo se interrumpió con un cruce.

Al comienzo de la reunión, el macrista Daniel Lipovetzky -conductor de los debates por ser presidente de la Comisión de Legislación General- explicó la metodología que se aplicará en cada una de las audiencias, calificó a este día como “histórico” y celebró comenzar a dar “un debate que nos debíamos” y que “debía la democracia”.

El proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación, y habilita a interrumpir el embarazo sin plazo alguno en los casos de violación o donde corra riesgo la salud “física, psíquica o social” de la mujer, o si hay malformaciones fetales graves.

La primera oradora fue la abogada Paola Bergallo, quien expresó que la legalización del aborto es una “deuda de tantos años de democracia”. Cuestionó “seguir utilizando” el derecho penal para “restringir los derechos de las mujeres” y enfatizó que “las legislaciones del planeta en los últimos 50 años han modernizado el derecho penal”.

Quienes también participaron de la tanda de oradores a favor fueron las actrices Verónica Llinás, Carla Peterson y Griselda Siciliani, que reclamaron la aprobación de la ley a los diputados. Otra figura mediática fue el periodista Luis Novaresio, que protagonizó un inesperado cruce con la diputada macrista Carmen Polledo, a la que le dijo directamente: “No puede dejar que las mujeres se sigan muriendo. No puede imponerle al resto de las mujeres una concepción ideológica que yo defiendo, pero que es única, personal e intransferible”.

Y continuó: “No puede seguir favoreciendo que las mujeres ricas accedan al misoprostol y que las mujeres totalmente excluidas, a la rama del perejil. Usted no puede obligar a aquellos que pensamos distinto a vivir en una teocracia”.

Inmediatamente finalizada su exposición, salió en defensa de su par la puntana Ivana Bianchi -también en contra del aborto legal-, y pidió seguir “con respeto” porque “la decisión de este proyecto no va a pasar por la diputada Polledo” sino que “va a ser la Cámara en su totalidad”. “Indicarla a ella en este momento me parece que está fuera de lugar señor periodista”, agregó.

Polledo solicitó a Daniel Lipovetzky el permiso para hacerle pregunta. La macrista dijo que la mención del periodista directamente a ella “estaba totalmente fuera de la dinámica pactada”.

Entonces, le pidió a Novaresio que responda “por sí o por no” si “¿usted es consciente que una niña de 13 años que no puede comprar un litro de cerveza en la esquina va a poder ir a pedir sola, y cuando digo sola es literal, sin padre, madre o tutor, un aborto?”.

Por la tarde y tras la exposición de más de una decena de expertos y figuras públicas a favor del aborto legal, llegó el turno de los primeros disertantes en contra de la despenalización. Con distintas cifras y argumentos, y hasta con imágenes de embriones, los invitados buscaron persuadir a los diputados de que no avancen con la ley.

La primera expositora del segundo bloque fue Úrsula Basset, doctora en Ciencias Jurídicas de la UCA, quien lamentó: “Pobres mujeres cuyo embarazo angustioso y doloroso se usa de bandera pero no se las acompaña”.

Uno de los más duros contra el proyecto en debate fue Oscar Botta, director ejecutivo de Profamilia, quien se refirió en todo momento al aborto como un “crimen” y hasta lo definió como una “desaparición forzada de personas”.

Rodolfo Barra, ex juez de la Corte Suprema, enfatizó que “de acuerdo a nuestra Constitución, todo ser humano es persona, y la vida humana comienza desde la concepción”, porque “así lo afirma la Convención de Derechos del Niño, con jerarquía constitucional”. “Los derechos no son para ser proclamados, sino para ser respetados”, agregó.

También fueron oradores Nicolás Lafferriere (doctor en Ciencias Jurídicas de la UCA y profesor universitario), María Angélica Gelli (abogada especialista en Sociología Jurídica) y Raquel Graciela Bolton (médica experta en bioética), entre otros.