Se negaron a declarar los acusados por el crimen del hincha de Independiente: cómo sigue la causa

Los dos acusados del crimen del hincha de Independiente, producido el sábado por la tarde en la Autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura del kilómetro 14 en la localidad bonaerense de Wilde, se negaron hoy a declarar ante el fiscal de la causa y seguirán detenidos, informaron fuentes judiciales.

Ambos acusados estuvieron asistidos por sendos abogados particulares y fueron indagados por el delito de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”.

Tras la indagatoria el fiscal solicitó al Juzgado de Garantías 4 que ordene la detención formal de los dos acusados, al tiempo que en la Morgue Judicial de Lomas de Zamora se llevó a cabo la autopsia, pero el fiscal Elbio Laborde de la UFI Nro 3, aún no recibió los resultados de la misma.

Los acusados fueron detenidos ayer en dos allanamientos realizados por la policía bonaerense como parte de la investigación por el crimen del hincha de Independiente.

El fiscal Laborde, a cargo del expediente, ordenó los procedimientos en los domicilios particulares de ambos sujetos, que fueron identificados por una filmación casera acercada a la policía.

En esa grabación, los dos detenidos aparecen en el lugar de los incidentes a bordo de una moto, uno de ellos portando un arma, informó a Télam un vocero judicial.

Juan Calvente, de 35 años, falleció durante una pelea entre hinchas de Independiente, que viajaban rumbo a La Plata para presenciar el partido, y vecinos del barrio Rancho Grande, en Wilde, que mantenían cortada la circulación en la autopista como medida de protesta por la falta de suministro eléctrico.

Además, Mario Ricardo Almada (29) y Carlos Ruiz Díaz (32) resultaron heridos pero se encuentran “estables y fuera de peligro”, confirmaron fuentes de la investigación a esta agencia.

Por otra parte, la UFI Nro. 4, del fiscal Mario Prieto, especializada en violencia institucional, abrió una segunda causa por abuso de armas contra la policía y para descartar que el disparo mortal haya salido de alguna pistola reglamentaria del personal de seguridad.

Los investigadores esperan los resultados de la autopsia para conocer el calibre del proyectil que mató a Calvente, uno de los fanáticos del “Rojo” que se dirigía hacia el Estadio UNO de Estudiantes de La Plata.

Diez micros con hinchas del “Rojo” eran escoltados el sábado por la tarde por la policía sobre la autopista cuando debieron interrumpir su marcha a la altura del kilómetro 14 debido a un piquete en toda la traza que realizaban los vecinos de Rancho Grande ante la falta de luz en la zona.

Al no poder seguir su camino, los hinchas se bajaron de los ómnibus para despejar la manifestación y se produjo un enfrentamiento de magnitud, que se extendió hacia los costados y sobre el puente de la autovía.

Durante los incidentes y en circunstancias todavía indeterminadas, Calvente resultó herido en el pecho por un disparo de arma de fuego y fue trasladado al Sanatorio Bernal, donde falleció más tarde.

También fueron derivados a la clínica Almada y Ruiz Díaz con heridas de perdigones, todos por agresiones provenientes del grupo de Rancho Grande, según consta en el parte policial.

Un rato antes del enfrentamiento, el plantel y la hinchada de San Lorenzo y también el móvil en el que se dirigían los árbitros del partido habían logrado sortear sin problemas el piquete, que se inició alrededor de las 18 con un carril de la autopista liberado.

Después de la gresca en la autopista, un grupo de individuos realizó destrozos en ese complejo de la entidad de Avellaneda que se encuentra cercano al barrio Rancho Grande, en Wilde.

Fuente: Doble amarilla