Según un estudio el resfriado común puede proteger contra el coronavirus

El resfriado común puede brindar cierta protección contra el COVID-19, según estudio. Pero aun con esos resultados, los expertos aconsejan que la vacunación es la forma más eficaz de cuidarse contra el coronavirus.

LONDRES —

El resfriado común puede brindar cierta protección contra el COVID-19, según una nueva investigación dirigida por el Imperial College de Londres, que dice que sus hallazgos brindan un modelo para futuras vacunas que podrían ofrecer inmunidad para todas las variantes del coronavirus.

Desde el comienzo de la pandemia, los científicos han cuestionado por qué algunas personas pueden resistir la infección por coronavirus a pesar de una exposición prolongada, mientras que otras se infectan fácilmente. Los investigadores se propusieron probar la teoría de que un tipo de glóbulos blancos llamados células T, producidos por el cuerpo humano para combatir el resfriado, podrían ofrecer cierta protección.

“Infección previa con coronavirus del resfriado común, estos son primos lejanos del SARS-CoV-2 que causa el COVID-19, la infección con estos podría inducir células T que podrían reconocer y luego atacar el virus SARS-CoV-2. Esa fue la teoría que nos dispusimos a probar”, dijo en una entrevista con la Voz de América el coautor del informe Ajit Lalvani, catedrático de enfermedades infecciosas en el Imperial College de Londres.

Un estudio adelantado

El estudio comenzó en septiembre de 2020, antes de cualquier programa de vacunación masiva y antes de que la mayoría de las personas se infectaran con COVID-19.

Los científicos tomaron muestras de sangre de 52 personas que vivían en el mismo hogar como lo harían con alguien infectado con el virus SARS-CoV-2. El muestreo se realizó inmediatamente después de que se les confirmara el diagnóstico de COVID-19.

Exactamente la mitad de los muestreados contrajeron COVID-19, mientras que los demás no.

“Los contactos que tenían células T preexistentes que fueron inducidas por el coronavirus del resfriado común y que podrían reconocer y atacar a las personas con SARS-CoV-2 con tales células T, no se infectaron”, dijo Lalvani.

Las vacunas actuales contra el COVID-19 están diseñadas para desencadenar una respuesta inmunitaria que se dirige a las proteínas de punta en el exterior del coronavirus, que pueden mutar fácilmente y escapar de la inmunidad.

“En contraste, las células T que descubrimos que median esta protección están dirigidas contra las proteínas en el núcleo del virus, las proteínas internas”, dijo Lalvani. “Y estas proteínas son mucho menos cambiantes. Entonces, esencialmente, nuestros hallazgos proporcionan el plan para producir una vacuna universal que induzca células T para proteger a las personas contra las variantes actuales y futuras de COVID-19”.

El desarrollo de una vacuna de este tipo aún está lejos. Mientras tanto, los autores del informe enfatizan que nadie debe depender de una infección por resfriado común para brindar inmunidad contra el COVID-19.

“Sobre todo porque el coronavirus solo causa una proporción del resfriado común. Tal vez una quinta parte de los resfriados comunes se deba a los coronavirus, y el resto a otros tipos de virus que causan el resfriado”, dijo Lalvani.

“Y en cualquier caso, ya sea que haya tenido un resfriado común por coronavirus o no, y no tendría forma de saberlo, aún debe vacunarse dos veces y recibir su refuerzo”, concluyó.

Fuente: La Voz América