Semana decisiva en el Senado para la suerte de las tarifas

Esta va a ser una semana decisiva para el tema de las tarifas, que arrancó hace más de un mes en la Cámara de Diputados con propuestas de la oposición que se plasmaron en el proyecto elaborado por el bloque Justicialista y el Frente Renovador para retrotraer los precios a noviembre de 2017 y evitar que los aumentos para usuarios residenciales superen el coeficiente de variación salarial.

 

Finalmente aprobado en Diputados, obtuvo dictamen el martes pasado en el Senado, fecha en la que el oficialismo presentó un dictamen alternativo, que circunscribe la baja a una disminución del IVA temporal, algo que coparticiparán la Nación y las provincias por partes iguales.

 

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, ya adelantó que no debería haber dudas sobre lo que el Senado tiene que hacer, pues “si se aprueba nuestro proyecto, las tarifas van a bajar; de lo contrario, el de la oposición va a ser vetado”.

 

El jefe del bloque Pro del Senado, el misionero Humberto Schiavoni, es optimista respecto de que pueda alcanzarse un entendimiento antes del miércoles, que permita un “acuerdo consensuado”.

 

Lo cierto es que el martes a la hora de firmarse el dictamen aparecieron grietas en el interbloque Argentina Federal, que conduce Miguel Angel Pichetto, que llevaron a hacer números finos sobre lo que pudiera pasar el miércoles en la votación. Fue cuando cuatro senadores firmaron en disidencia el dictamen de mayoría.

 

El dictamen de mayoría contaría con el apoyo de los 24 senadores del interbloque de Pichetto; 9 del kirchnerismo; y los dos de los puntanos de Unidad Federal, María Eugenia Catalfamo y Adolfo Rodríguez Saá. A esos 35 votos habría que sumar uno más, correspondiente al neuquino Guillermo Pereyra, del interbloque Parlamentario Federal.

 

De ese interbloque el oficialismo tendría buenas noticias, pues contaría con el respaldo de la salteña María Cristina Fiore Viñuales, el también salteño Juan Carlos Romero, la neuquina Lucila Crexell y el santafesino Carlos Reutemann.

 

El exgobernador misionero Maurice Closs adelantó el fin de semana que “lo más probable” será que se abstenga junto a su compañera de bloque Magdalena Solari Quintana.

 

El interbloque de Cambiemos tiene 25 senadores, pero en principio no sería suficiente para bloquear el dictamen de mayoría, que será apoyado por Fernando “Pino” Solanas y la rionegrina Magdalena Odarda.

 

Restan los santiagueños, que suelen darle manos al oficialismo de turno, aunque en este caso los diputados del Frente Cívico y Social eligieron caminos distintos.

  

Acuerdo con el peronismo no K.  En la antesala del “supermiércoles” que vivirá el Senado con el debate sobre tarifas, el jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, aseguró que el oficialismo se inclina a trabajar para llegar a un acuerdo con el peronismo no K.

 

El senador formoseño dijo que antes de confirmar que la oposición tendrá los votos para imponerse con la media sanción de Diputados, apuesta a ir “por un acuerdo, en la medida que encontremos un margen de cierta racionalidad”.

 

“Si insistimos con aprobar lo que viene de Diputados, más allá del aspecto constitucional, y que desde lo político es inviable e irrazonable, es una señal pésima hacia la sociedad”, consideró y agregó que “los gobernadores saben” que la iniciativa impulsada en la Cámara baja por Argentina Federal y el FR, y acompañada por el kirchnerismo, “es un disparate”.

 

Naidenoff sostuvo: “O encontramos una salida consensuada para que la morigeración de los efectos del sinceramiento tarifario involucren a todos los argentinos, o nos ponemos la camiseta de centralistas y terminamos de la peor manera: con un proyecto con la sola idea de que Macri pague el costo con un veto”.

 

 

 

SanLuis24 Redacción Buenos Aires