Senado: es ley el nuevo régimen de Compre Argentino

Por unanimidad y con 49 votos afirmativos, el Senado de la Nación convirtió en ley este miércoles el régimen de Compre Argentino, que entre otras cosas amplía los márgenes de preferencia sobre bienes de origen nacional del 7% actual al 15% para las pymes, mientras que para las grandes empresas pasará de 5% al 8%.

“En Argentina, cuando hablamos de las compras públicas, hablamos de un 5% del PBI y de un 2,5% del trabajo argentino”, graficó la presidenta de la Comisión de Economía Nacional e Inversión, Silvia Elías de Pérez.

La senadora, miembro informante, sostuvo que esta ley servirá para que “la empresa nacional sea defendida y el trabajo nacional sea potenciado”, y destacó que “se está incentivando a que la pyme nacional se ponga a competir”.

“Este tipo de proyectos busca implementar una política que existe en todos los países industrializados. Es una medida desarrollista que busca mejorar las capacidades productivas de las pymes argentinas”, explicó la radical.

José Ojeda anunció el acompañamiento del interbloque peronista Argentina Federal, y ponderó que en el Ministerio de Producción haya “gente que se preocupa por las pymes argentinas a pesar del ministro (Francisco) Cabrera”.

En tanto, María de los Ángeles Sacnun, del bloque kirchnerista, cuestionó que “aquí se habla de Compre Nacional y de transferencia de tecnología, pero se está devastando y desarmando el INTI, instituto fundamental para la innovación tecnológica”.

El proyecto sancionado mantiene en el 40% la participación del componente importado para que la denominación sea “bien nacional”.

En los sujetos alcanzados, a los actuales se sumaron los entes públicos, los fideicomisos, el Poder Legislativo, el Judicial, el Ministerio Público Fiscal y CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico).

El Estado nacional, sus organismos y todos los sujetos alcanzados tendrán una obligación: en compras menores a 1 millón 300 mil pesos o en la construcción de viviendas u obras públicas con contratos menores a 100 millones de pesos, sí o sí deben compulsar entre pymes.

Los beneficios establecidos en la flamante ley no se modificarán por tres años; sólo cambiarán cuando lo disponga la autoridad de aplicación pasado ese plazo, siempre que se trate de bienes de alto contenido científico y tecnológico, en virtud de la situación coyuntural del mercado.

También hay un pasaje dedicado a las economías regionales, pues las provincias que adhieran a esta ley, durante tres años tendrán el incentivo de que sus pymes tendrán una preferencia superior del 1%.

Por otro lado, el proyecto de ley de Defensa de la Competencia, que apunta a combatir las conductas monopólicas en el mercado con sanciones más duras, fue aprobado este miércoles en el Senado con 50 votos a favor y siete en contra, aunque recibió cambios en siete artículos, que forjaron un regreso a la Cámara de Diputados.

Para avalar la iniciativa, que fue consensuada con el Poder Ejecutivo, Cambiemos contó con el acompañamiento del interbloque Argentina Federal y los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y María Eugenia Catalfamo, y los misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari, mientras que la oposición más firme vino del kirchnerismo.

Los votos en contra fueron de Ana Almirón, Marcelo Fuentes, Ana María Ianni, María Inés Pilatti Vergara, María de los Ángeles Sacnun, todos del Frente para la Victoria-PJ. La referente del bloque, la ex presidenta Cristina Kirchner, fue la encargada del discurso de cierre, pero se ausentó a la hora de votar. Los otros rechazos fueron de Magdalena Odarda, Fernando “Pino” Solanas de Proyecto Sur.