Sólo 1 de cada 7 alumnos accede a la Jornada Escolar Extendida

Apenas 505.155 de los 3.513.250 alumnos de escuelas primarias de gestión estatal -es decir, tan sólo el 14,4% del total- acceden a la Jornada Escolar Extendida (JEE), según indica el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, en base a los datos disponibles más recientes, correspondientes al Anuario Estadístico Educativo 2016 elaborado por el Ministerio de Educación.

De esta manera, el sistema educativo de la Argentina no sólo queda inhabilitado para dar un paso necesario hacia la meta de calidad educativa con inclusión social, sino que incumple la Ley 26.075 de Financiamiento Educativo, sancionada en diciembre de 2005, que en su artículo 2º exige: “Lograr que, como mínimo, el 30% de los alumnos de educación básica tenga acceso a escuelas de jornada extendida o completa, priorizando los sectores sociales y las zonas geográficas más desfavorecidas”.

También hace lo propio con la Ley de Educación Nacional, de diciembre de 2006, que en su artículo 26º dispone: “Las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel por la presente ley”.

Sin embargo, la situación no es homogénea a lo largo y ancho del país. Mientras en Tierra del Fuego el 62,4% de los alumnos de primarias estatales accede a jornada extendida y en la provincia de Córdoba y la ciudad de Buenos Aires lo hacen el 49 y el 47,4%, respectivamente, en el Conurbano bonaerense apenas el 5,7% concurre a colegios bajo esta modalidad, en Corrientes lo hace el 4,8% y en Neuquén, sólo el 2,3%.

Por el lado de San Luis, la provincia cuenta con 47.620 alumnos en escuelas primarias estatales, habiendo solamente 2.806 en jornada extendida, lo que representa un 5,9% del total. Este número coloca a la provincia entre las 5 peores provincias del país.

Otro aspecto notable, de acuerdo con el informe del CEA de la Universidad de Belgrano, es que no existe relación alguna entre la cantidad de cargos docentes y el cumplimiento de la ley que establece la Jornada Completa o Extendida. Por ejemplo, en la ciudad de Buenos Aires hay 8 alumnos por cargo docente, igual que en Río Negro. Sin embargo, en la CABA el 47,4 por ciento de los alumnos primarios estatales asiste a escuelas con JEE/JC, mientras que en Río Negro esta relación cae a un 24,3 por ciento.

También se advierte que la CABA y Córdoba tienen un similar porcentaje de alumnos con JEE/JC, pero es notable la diferencia en la cantidad de docentes por alumnos. Mientras en la CABA cada cargo docente corresponde a apenas 8 alumnos, en Córdoba lo hace con 14 estudiantes.

En el mismo sentido, Santa Fe y Santiago del Estero coinciden con Chaco y Corrientes en cuanto a la cantidad de alumnos por cada cargo docente, que es 12, igual que la media nacional. Sin embargo, mientras Santa Fe y Santiago del Estero tienen apenas un 8,2 por ciento de su alumnado primario estatal en escuelas con JEE/JC, Chaco tiene el doble (16,6%) y Corrientes casi la mitad (4,8%).

En los extremos de la tabla se encuentran Tierra del Fuego y Neuquén, la primera con el mayor porcentaje de alumnado primario escolarizado en JEE/JC (62,4%), y la segunda con la menor cantidad de estudiantes que gozan de dicho beneficio (2,3%). Pero ambas coinciden en algo: tienen la misma cantidad de alumnos por cargo docente (10).

“Cumplir el mandato legal exigiría al menos duplicar sin demora la matrícula de las escuelas primarias estatales de Jornada Escolar Extendida. Respetar el compromiso asumido en la Cumbre Iberoamericana demandaría multiplicarla por tres para 2021”, indica Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano. No obstante, advierte que son metas alcanzables: “Basta con mirar a otros países como Chile, que implementó legalmente la jornada extendida en 1997, y una década más tarde había incorporado a esa modalidad a casi todas la escuelas”.

De lo contrario, según Guadagni, la situación actual consolida la desigualdad socioeconómica y niega el principio fundamental de la igualdad de oportunidades, contribuyendo a la reproducción intergeneracional de la pobreza: “Aquí radica una diferencia creciente entre los niños de hogares con recursos económicos, cuyos padres pueden abonar una cuota para que asistan a escuelas privadas con Jornada Escolar Extendida, y los niños pobres que no tienen esta opción”.

 

San Luis 24 Redacción Buenos Aires

× ¿Te ayudamos?