Su hija murió por mala praxis y pide que el Gobierno intervenga el hospital para evitar más muertes

El 1° de mayo, Shaira Smoulenar murió en el Hospital Municipal de la localidad de San Cayetano, cercana a Necochea por mala praxis. Tenía 11 años y según la autopsia falleció por una peritonitis que los médicos no supieron tratar, pero en cambio minimizaron sus síntomas y la mandaron al psicólogo por “mañosa”.

Hoy, a más de tres meses de su muerte, su familia sigue pidiendo justicia y que el gobierno intervenga el hospital para evitar más muertes por mala praxis.

Carta abierta de la familia se Shaira al Presidente y al Gobernador bonaerense

Con dolor en el alma escribimos esta carta, y teniendo clara conciencia de que sus ocupaciones, preocupaciones y responsabilidades son inmensas, y más aún en este tiempo de pandemia. Pero aun conociendo todo eso, hemos resuelto dirigirnos a usted, porque lo hemos escuchado decir que es el Presidente de todos y de cada uno, y que le interesa la vida de cada argentino, y como padres sufrientes y también como ciudadanos, queremos hacerle saber sobre una tragedia evitable, que hace casi cuatro meses, destruyó nuestras vidas para siempre.

Vivimos en un pequeño pueblo de 8400 habitantes en la Provincia de Buenos Aires, San Cayetano, somos una familia de trabajadores, al igual que nuestros padres y abuelos. Formamos una familia con tres hijos, Shaira de 11 años, Elías de 10 años y Bruno de 4 años.

El lunes 27 de abril de este año, nuestra hija Shaira se sentía mal, con fuerte dolor abdominal, y 41 grados de fiebre, por lo cual la llevamos al Hospital local, único efector de salud de nuestro pueblo, ahí la recibió el médico Rodríguez Infante (actualmente detenido por la justicia) –de nacionalidad venezolana, contratado- le diagnosticó Parasitosis, la medicó para ello y la mandó a la casa. Como no mejoraba, el día 29 volvimos con la niña al Hospital que se seguía quejando de fuertes dolores y desde la punta de la cama de la guardia, el médico Pacheco (también venezolano, contratado) solamente la miró de lejos. Este médico Pacheco, (ahora procesado en la Causa) es quien firmó las recetas –aparentemente el otro ni podría firmar recetas-, y siguió atendiéndola Rodríguez Infante que en esa oportunidad le diagnosticó gastroenteritis, y expresó que la nena se quejaba tanto porque era mañera, así la mandó a casa. No nos sentíamos conformes con la atención, con que el pediatra no apareciera a verla, ni con las vaguedades que diagnosticaba el médico, pero no nos permitían viajar en tiempo de aislamiento total, ni nos recibirían en otra ciudad.

Así, el viernes 1º de mayo, Shaira gritaba de dolor, rogaba que la internen, apenas podía pararse, por lo que volvimos al Hospital. Ante ese cuadro, Rodríguez Infante mandó llamar la psicóloga porque, según él, estaba encaprichada, y luego le hizo un tercer diagnóstico: infección urinaria, y la dejó internada. Ese mismo día, a la tarde, nuestra hijita murió.

Ni el Secretario de Salud ni la Directora del Hospital se enteraron de nuestro peregrinar hasta el lamentable suceso. Nada hicieron por evitarlo.

Denunciamos, se hizo autopsia y ésta determinó peritonitis. Causa evitable de muerte, porque la llevamos a tiempo, recurrimos a tiempo y ni siquiera fue palpada. El pediatra nunca apareció a verla pese a ver sido llamado.

Estamos devastados, si bien hay una causa penal iniciada en el Departamento Judicial de Necochea, y nada ni nadie devolverá a nuestra hija, destruidos seguimos de pie para que se haga justicia, y para que no vuelvan a ocurrir muertes evitables por desatención, abandono y mala praxis. Ahí es donde nos dirigimos a usted, con todo respeto, para que tenga conocimiento de lo que ocurre en este pueblo, nuestro amado pueblo natal.

Por persecuciones y odios políticos se fueron sacando o haciendo renunciar a los médicos de nuestro pueblo, se traen médicos desconocidos, que ni el Concejo Deliberante puede constatar sus currículums, sus antecedentes. sus seguros de mala praxis ( como sí se hizo antes, siempre). Han ocurrido muertes de bebés en los últimos años y otras cuestiones de mala praxis, todo se ha “arreglado” desde el Municipio con dinero o trabajo o una casita social.

La gente no se atreve a denunciar, o eligen la triste comodidad de no hacerlo a cambio de algo, muchos se van a tratar con médicos particulares, y cuando necesitan otro lugar se van afuera del Partido, nosotros no pudimos irnos por la pandemia, a veces las familias ni tienen medios ni vehículos para irse a otro lugar, y son los más pobres y vulnerables lo más expuestos en este sistema perverso.

Se ha ido corroyendo el sistema de salud. Necesita ser intervenido. Que la política partidaria no decida sobre la salud o la vida de las personas. Sabemos que son tiempos difíciles, pero esta situación viene de años y se va agudizando, hay un desprecio por la salud de la gente. De más está decir que cada vida cuenta, cada vida que se pierde es irrecuperable, y siendo evitable es un desgarro doble al alma de su familia, por eso le rogamos su intervención, ya no podemos recuperar a Shaira, sí podemos cambiar, para sus hermanitos, para nosotros y para todo el pueblo, la forma en que la Salud se manipula, y evitar más muertes. Nuestro dolor es una herida abierta. Esperamos su ayuda.

Fuente: Minuto Uno

× ¿Te ayudamos?