Tekever AR5: Dron salvavidas de alta mar

El vehículo aéreo no tripulado cuenta con un sistema basado en sensores y cámaras que le permiten al operador elegir el momento justo para lanzar un soporte inflable temporario para asistir a los náufragos


Los drones se convirtieron en una innovadora plataforma elegida por fotógrafos y productores audiovisuales para explorar nuevos recursos para sus trabajos con impresionantes vistas aéreas. A su vez, este tipo de vehículos no tripulados también se transformaron en una columna vertebral de los sistemas de seguridad y defensa de muchos estados, y también para tareas de salvamento en alta mar, como propone la firma portuguesa Tekever con un dron salvavidas.

El dron AR5 de Tekever, una firma fundada en 2001 por estudiantes de ingeniería de la Universidad de Lisboa, forma parte de una flexible plataforma enfocada en tareas de búsqueda y salvamento. Con un diseño bimotor de ala fija, el Tekever AR5 es un modelo que se ubica dentro del segmento de vuelo a media altitud y una autonomía acorde al monitoreo en entornos marítimos para tareas de búsqueda y rescate en alta mar.

Con una envergadura de 7,3 metros y una longitud de 4 metros, el Tekever AR5 puede mantenerse en el aire durante 20 horas de forma ininterrumpida. Con un peso máximo de 180 kilos, puede llevar una carga útil de hasta 50 kilos, al margen de los sensores y sistemas de comunicación integrados al dron.

En este punto, el Tekever AR5 se destaca como un soporte para el rescate de náufragos en medio del mar gracias a un ingenioso sistema capaz de lanzar con precisión una pequeña balsa inflable. “Este sistema puede desplegar al menos una balsa para que las personas puedan salir del agua”, dijo Paul Webb, director de Operaciones de la firma portuguesa.

Con una capacidad de hasta ocho personas, la balsa puede resguardar a los náufragos del mar para evitar cuadros de hipotermia. Con sensores y cámaras que pueden detectar la presencia humana en alta mar, el operador del dron tiene la capacidad de ajustar la precisión del lanzamiento de la balsa para la tarea de salvamento.

A su vez, los sistemas de a bordo del dron permiten recomendar el punto óptimo para dejar caer la balsa que asistirá a los náufragos. Además de la distancia y la ubicación, el Tekever AR5 tiene en cuenta las condiciones meteorológicas y el plan de vuelo para ofrecer las mejores opciones al operador del dron.

“Además de detectar a personas en peligro, nuestra plataforma puede ofrecer una asistencia inmediata para acudir en su ayuda”, dijo Ricardo Mendes, director ejecutivo de Tekever sobre el vehículo eléctrico aéreo, que ya se encuentra en un proceso de pruebas en las costas portuguesas.

El proyecto de este dron de salvamento de Tekever comenzó en 2014, cuando la Agencia Espacial Europea los convocó para cubrir las demandas de vigilancia marítima, control de contaminación y para tareas de salvamento. En una primera etapa se evaluó un modelo monomotor en 2017, y cuatro años más tarde se decidió avanzar con un vehículo aéreo no tripulado de mayores dimensiones como el AR5.

Fuente: La nación