Tensión, disturbios y suspensión del partido: Independiente aguantó ante Santos y ahora espera por River o Racing

El partido no pudo terminar y pasó lo que se temía. Tras el fallo de la Conmebol todo era tensión en la previa. En un partido caliente Independiente empataba con Santos y lograba la clasificación. Cuando faltaban 12 minutos para el final los hinchas de Santos protagonizaron incidentes y lanzaron bombas de estruendo. El partido debió ser suspendido.

Un grupo de simpatizantes estallaron de bronca y lanzaron bombas de estruendo. El partido fue interrumpido y luego el árbitro tomó la drástica decisión de dar por terminada la escandalosa serie de octavos de final de la Copa Libertadores
Una serie de incidentes opacaron este martes el partido entre el Santos e Independiente por los octavos de final de la Copa Libertadores en el estadio Pacaembú de Sao Paulo. El enfrentamiento entre la policía y los hinchas del Santos no tardó en volverse caótico.
Desde la barra brasileña tiraron bombas de estruendo a la tribuna de Independiente y el árbitro Julio Bascuñán determinó el final de la serie entre Santos e Independiente por los incidentes.
El partido fue interrumpido por los disturbios y la serie quedó en manos de Independiente.

Tensión, disturbios y suspensión del partido: Independiente aguantó ante Santos y ahora espera por River o Racing

El partido no pudo terminar y pasó lo que se temía. Tras el fallo de la Conmebol todo era tensión en la previa. En un partido caliente Independiente empataba con Santos y lograba la clasificación. Cuando faltaban 12 minutos para el final los hinchas de Santos protagonizaron incidentes y lanzaron bombas de estruendo. El partido debió ser suspendido.

Un grupo de simpatizantes estallaron de bronca y lanzaron bombas de estruendo. El partido fue interrumpido y luego el árbitro tomó la drástica decisión de dar por terminada la escandalosa serie de octavos de final de la Copa Libertadores
Una serie de incidentes opacaron este martes el partido entre el Santos e Independiente por los octavos de final de la Copa Libertadores en el estadio Pacaembú de Sao Paulo. El enfrentamiento entre la policía y los hinchas del Santos no tardó en volverse caótico.
Desde la barra brasileña tiraron bombas de estruendo a la tribuna de Independiente y el árbitro Julio Bascuñán determinó el final de la serie entre Santos e Independiente por los incidentes.
El partido fue interrumpido por los disturbios y la serie quedó en manos de Independiente.

× ¿Te ayudamos?