Tensión en la sede del PJ: antes del congreso, Adolfo presentó su frente y Alberto recorrió las instalaciones

Momentos de tensión se viven este miércoles por la tarde en la sede del Partido Justicialista ubicado en la calle Héroes de Malvinas de la ciudad de San Luis: temprano, Adolfo Rodríguez Saá presentó el frente que lo acompañará en su candidatura a gobernador y, un rato después, su hermano Alberto, actual mandatario provincial, recorrió, en compañía de sus funcionarios, las instalaciones del local partidario.

Todo sucede apenas días antes que ambos dirigentes realicen sus respectivos congresos, en medio de un enfrentamiento que no para de crecer.

En la mañana, Adolfo anunció la conformación del frente “Juntos por la Gente”, que integran los partidos MID, Movipro, Mercedinos por el Cambio, Sanluiseños por el Cambio, y Trabajo y Equidad.

El propio precandidato a gobernador cerró la presentación del espacio y aseguró que trabajarán “para dar respuesta a los pedidos de la gente, reactivando las industrias , con viviendas , creando una empresa provincial de energía para bajar las tarifas y garantizando el futuro con progreso e innovación”.

También hizo un llamado a los jóvenes y a la tercera edad a sumarse al proyecto, al tiempo que remarcó: “Fabricaremos los medicamentos en Laboratorios Puntanos para Todos”.

Algunas horas más tarde, el gobernador Alberto Rodríguez Saá ingresó a la sede acompañado por todos sus ministros y más funcionarios, mientras su hermano continuaba en el interior del predio. Si hacer declaraciones, recorrieron las instalaciones y al retirarse anunció: “Enseguida vuelvo”.

El motivo de la presencia del mandatario, que asistió junto a funcionarios de la Secretaría Electoral Nacional, fue constatar que el local tenía los espacios necesarios para la realización del congreso “albertista” del 8 de febrero.

Mientras tanto, dentro y fuera del local se reunieron seguidores de ambos dirigentes. En ese momento, Adolfo se asomó al balcón y fue ovacionado por sus militantes, que luego entonaron la marcha peronista.

Pero el pico máximo de tensión se vivió en el ínterin: en dos momentos se cortó la luz y desde uno de los dos sectores “arrojaron gas pimienta”, según denunciaron quienes estaban en el lugar.

El episodio no pasó a mayores, pero la tirantez parece lejos de haber llegado a su fin: de hecho, Adolfo pidió a sus militantes que se retiren de la sede para evitar disturbios. Los seguidores de Alberto se quedaron en el lugar.

× ¿Te ayudamos?