Todo lo que tenes que saber de la reunión cumbre en CONMEBOL con River y Boca

El partido más importante en la historia del fútbol sudamericano podría no definirse en una cancha. Este martes a partir de las 11, el Tribunal de Disciplina de la Conmebol resolverá el destino de la final de la Copa Libertadores más promocionada de todos los tiempos entre River Plate y Boca Juniors, que se truncó por los graves hechos de violencia registrados el sábado antes del partido a disputarse en el estadio Monumental.

 

“Se suponía que debía ser una final… para el recuerdo, la última en formato de ida y vuelta”, manifestó el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, mediante una carta publicada ayer. “Al final, terminó siendo un día que debe llenarnos de tristeza y vergüenza a todos; algo que debe desatar una profunda reflexión y una serie autocrítica en todos los estamentos, no sólo del fútbol, sino de la sociedad”.

 

• Boca Juniors quiere ganar el trofeo por vía de la burocracia

Boca Juniors, club que fue víctima de los hechos de violencia exige la aplicación del artículo 18 del reglamento de la Conmebol, que refiere a sanciones que van desde la deducción de puntos, obligación de jugar un partido a puertas cerradas, prohibición de disputar un encuentro en un estadio determinado, imponer jugar en un tercer país y la descalificación de competiciones en curso.

Boca toma en cuenta para su reclamo el artículo 8 del reglamento de la Conmebol, según el cual los clubes son responsables del comportamiento de sus aficionados en el interior y en las inmediaciones de su estadio antes, durante y después del partido.

 

• River Plate apunta contra el operativo de seguridad

Por otra parte, Rodolfo D’Onofrio, presidente del club Millonario, aseveró que su club no puede hacerse responsable por la falla del operativo de seguridad y acusó a su colega Daniel Angelici de faltar a su palabra cuando el sábado se comprometió por escrito a jugar el partido.

“Me debo a la gente. El hincha tiene presentes las cosas que han pasado”, se justificó Angelici en referencia a los sucesos de 2015. Los aficionados de Boca les recuerdan a sus rivales que ganaron esa copa en el escritorio.

No hay antecedentes de una edición de la Libertadores en que el Tribunal de Disciplina haya tenido tanta injerencia en su desarrollo, aunque en River genera esperanza el antecedente de Flamengo-Independiente de la Copa Sudamericana

 

• La postura de la Conmebol en la reunión

Pese a que será el tribunal disciplinario el que reciba el reclamo de Boca Juniors para que se le dé por ganado el trofeo y juzgue los ataques al bus que trasladaba al plantel de Boca Juniors, desde el organismo que regula el fútbol sudamericano esperan que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores puede jugarse.

La intención del presidente Alejandro Domínguez es que los jugadores Pablo Pérez (erosión de córnea y del fondo del saco conjuntival), Gonzalo Lamardo (erosión de córnea), Leonardo Jara (herida corto punzante en el talón) y Julio Buffarini (herida cortante por traumatismo en la mano derecha), puedan recuperarse y que el River-Boca se dispute entre el 7 y el 12 de diciembre.

 

 

Fuente: Infobae