Torrejas de arroz yamaní y acelga: son tan ricas que no podes parar de comerlas

¡Cuántas veces intentamos hacer comer verdura a los chicos y no lo logramos! Buscamos recetas originales, y las miran con desconfianza: pero estas torrejas de arroz yamaní son tan tentadoras que no podrán resistirlas.

Una forma divertida y diferente de juntar los beneficios del arroz yamaní con las propiedades de las verduras de hoja, ambos alimentos muy nutritivos y necesarios para un menú balanceado. Y al presentarlo en forma de torrejas, se pueden comer con la mano: ¡Ideales como snack, para disfrutar mirando la tele!

Para salir de los chizitos y papitas, las torrejas de arroz yamaní son una opción rica y saludable. Y se preparan así de fácil:

Ingredientes

  • Acelga, 1 atado
  • Arroz yamaní, una taza
  • Ajo, 2 dientes
  • Cebolla de verdeo, 1
  • Pan rallado (o el rebozador que prefieras: avena, harina de arroz, etc) ½ taza
  • Cúrcuma, 1 cucharadita

Preparación

  1. Saltear en una sartén con poco aceite los ajos y la cebollita, picadas bien chiquitas.
  2. Cocinar el arroz yamaní en abundante agua con la cucharadita de cúrcuma para que tome color y sabor. Se puede agregar, a gusto, un cubito de caldo.
  3. Cocinar bien hasta que esté blando, (lleva mucho más tiempo que el arroz común) y escurrir.
  4. Blanquear la acelga, previamente lavada, cortada bien finita y sin las pencas. (Se puede colocar dos minutos en el microondas, con la humedad del lavado).
  5. Colocar en un recipiente la acelga escurrida, el arroz y el ajo y la cebolla de verdeo. Salpimentar a gusto. (Se puede agregar un poco de queso rallado).
  6. Agregar el pan rallado y mezclar bien hasta que quede una masa pegajosa. Si hiciera falta, agregar agua (o un huevo) para lograr la consistencia.
  7. Armar bolitas de masa y freír en aceite bien caliente. Al tocar el aceite se van a aplastar u quedarán más chatas; si no, aplastarlas ligeramente.
  8. Dorarlas de ambos lados, y retirar.
  9. Colocar sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite.

Si queremos aprovechar las pencas, se pueden agregar a la preparación, pero procesadas, para que las torrejas de arroz yamaní no queden fibrosas. Y para que sean aún más saludables, se pueden preparar al horno, en una placa con rocío vegetal.

Fuente: cienradios

× ¿Te ayudamos?