Tragedia de Zanjitas: este martes comienza el juicio contra la dueña de Polo

El juicio oral contra la dueña de la empresa Polo, Mabel Tyempertyopolos, por el hecho conocido como la “Tragedia de Zanjitas” comenzará este martes 10 de septiembre, en la Sala de Debates N°2, ubicada en el segundo piso del edificio del Poder Judicial. El debate comenzará a las 9.00 de la mañana.

Tyempertyopolos está acusada de “homicidio culposo y lesiones culposas” en perjuicio de alumnas y docentes del Colegio Santa María. La requisitoria fiscal solicitó una pena de cuatro años y ocho meses de prisión y la inhabilitación por el término de diez años.

El juicio estará a cargo del Tribunal de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Correccional y Contravencional N° 2 de San Luis, compuesto por Hugo Guillermo Saá Petrino (presidente), Gustavo Adolfo Miranda Folch y José Luis Flores.

Para la primera audiencia, está prevista la declaración de cinco testigos: un colaborador y empleado de la empresa Polo; la representante legal del Colegio Santa María y una empleada de la institución educativa; y un testigo ofrecido por Jorge Sosa, abogado de una particular damnificada.

Marcos Juárez y José Samper serán los abogados defensores de la empresaria, mientras que el Fiscal de Cámara será Fernando Rodríguez. Actuará además la Defensora de Menores interina Nº 1, Gabriela L´Huillier.

También estarán presentes 12 representantes de los particulares damnificados.

Tyempertyopolos era la dueña del colectivo que fue embestido por un tren de la compañía América Latina Logística, que transportaba un convoy de carga con 44 vagones contenedores cargados con cal y cemento.

En el ómnibus viajaban 48 pasajeras, entre niñas, maestras y personal del colegio. El hecho ocurrió el 2 de noviembre de 2011 en un paso a nivel de la ruta provincial Nº 3 y las vías del ferrocarril San Martín, y en el que murieron seis alumnas de quinto grado y dos profesoras.

La delegación viajaba a misionar a escuelas rurales del oeste provincial.

Más que el comienzo, la audiencia de este martes es la reprogramación del juicio que debía iniciarse el 1° de julio, pero que, por razones de salud de la imputada, se suspendió.

Ese día, el abogado Samper informó que la acusada estaba internada en la Clínica Privada de Salud Mental “Phillipe Pinel”, de Río Cuarto, por un trastorno depresivo severo con ideas y plan suicida.

El único testigo que compareció ese día fue el médico psiquiatra Gonzalo Mayor quién había viajado hasta esa ciudad de Córdoba junto a la psicóloga Blanca Quiroga -ambos profesionales del Poder Judicial-, para constatar la internación de la imputada, acceder a su historia clínica y entrevistarse con ella.